27 de junio de 2011

La partidocracia y el sistema de sonido. El caso de la Plaza de Olavide.

Foto de la Asamblea Popular de Chamberí en la Plaza de Olavide del día 28 de mayo de 2011


Sábado 25 de Junio por la tarde. Asamblea de Chamberí en la Plaza de Olavide. Un calor de plaza de toros. Los concentrados, menos que en otras ocasiones, se arremolinan en una de las pocas zonas de sombra que a esa hora empiezan a formarse en el redondel de la plaza. La asamblea trascurre a viva voz. Los parlamentarios populares esfuerzan sus cuerdas vocales para hacer llegar su mensaje a la parroquia. Pero no todos pueden. Mas alto gritan algunos, algunas. Una señora mayor se ha sentado en un banco algo retirado y se le hace imposible entender nada. Le digo: acérquese. No sabe si escuchar de pie o dejar de escuchar sentada. Su sordera y su reuma compiten. Al final gana el reuma y la pobre señora renuncia a seguir el ritmo de los debates.


El caso es que se dispone de un equipo de sonido profesional. Pero no se ha conseguido que los locales comerciales cedan un punto de conexión. Izquierda Unida tiene un local en el barrio, La Tercera lo llaman, que ofrece un enchufe. Siguiendo el protocolo democrático de la asamblea se debate sobre la aprobación de la misma para enganchar el sistema de sonido, por cierto, aunque esto no lo puedo asegurar, posiblemente también propiedad de IU. Prácticamente toda la asamblea levanta y agita sus brazos en señal de aprobación. ¿Alguien en contra? Se levanta una persona entre los asistentes y dice “de los partidos políticos ni la luz”….La asamblea con dignidad se pliega al veredicto de una regla llamada “consenso de mínimos” y acepta, que remedio, continuar sus labores artesanalmente. 


Me quedo estupefacto. Los señores de la Tercera son muy conocidos en el barrio por ofrecer su local a todo tipo de organismos e iniciativas barriales. Han tenido problemas de todo tipo para mantenerlo abierto. Los militantes de Izquierda Unida del barrio son pocos pero muy activos y pululan por las asambleas populares contribuyendo de la mejor manera posible. Yo no soy militante de IU, ni siquiera votante y por lo que estoy viendo dudo que lo vaya a ser en el futuro pero tengo que decir que los miembros de este partido en el barrio son personas de extraordinaria capacidad militante y que se merecen un respeto. Estoy seguro por otra parte que sus afanes de aprovechamiento electoral y político del 15M son inferiores a los que buscan la gran mayoría de los otros partidos. No saben hacer esas cosas y así les va.


Ya he dicho en estas páginas que el apartidismo, incluso el antipartidismo, del movimiento 15 M me parece sano. Que lo inscribo en las tradiciones libertarias españolas. Pero me parece que de ahí a la rabia y el odio contra el sistema de partidos va un trecho que pasa necesariamente por la contaminación mental de tantos años de franquismo en los que se puso a los partidos, la famosa partidocracia, como la encarnación de todos los males.


Al final se arregló el problema, pues en debates posteriores, se pudo reducir el tema a sus proporciones lógicas mediante la decisión de que a falta de otras posibilidades se aceptase enchufar la corriente a la sede de Izquierda Unida. Espero que por esa corriente no penetre el virus de la partidocracia que tanto asusta a algunos miembros y miembras- lenguaje inclusivo- del movimiento 15M.

Hoy en El País leo un artículo de Almudena Grandes, por cierto que vecina del barrio y cuya familia asiste a las asambleas, que me llama la atención y que recomiendo. Coincido punto por punto con lo que escribe. A ver si contribuimos todos a que este movimiento no se pierda en ceremonias y cultos a la pureza. A veces hay que mancharse para hacer buena poesía.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...