23 de marzo de 2015

TÓPICOS TÍPICOS PARA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES ANDALUZAS

Emilio Temprano, discípulo de Julio Caro Baroja, escribió este tratado sobre los tópicos regionales españoles. El libro solo se encuentra en librerías de viejo si es que hay suerte pero merecería una reedición en papel y en ebook. Es un libro imprescindible para conocer el origen de tantos mitos y tópicos sobre el ser de los españoles y de la forma de vernos entre unos y otros.



Ya saben aquello que decía Durán i Lleida sobre los andaluces que se pasaban el día en el bar. O las tonterías de Ana Mato sobre el analfabetismo andaluz. Tópicos, algunos tan viejos como la historia de España, cuyo objetivo no es otro que reírse del vecino del sur, último en incorporarse a la España eterna, para evitar reírse de uno mismo, viejo castellano. Verdad es que los propios andaluces a veces colaboran en la chirigota. No sé si para vacunarse de la burla de los demás o por puro masoquismo. Todavía me acuerdo de la tenista de la bata de cola que utilizó como imagen el ayuntamiento de Sevilla. Y algunas otras chapuzas más. 

Estos frenesís anti regionales unas veces afectan a los catalanes, otras a los vascos, a los madrileños y a todo lo que se mueva. La risa va por barrios. Hoy les toca recibir candela a los andaluces a cuenta del resultado de las elecciones autonómicas. Ayer por twitter circulaban verdaderas atrocidades más allá de los tópicos. Algunas lanzadas por responsables, quien lo diría, políticos. Por ejemplo UPyD no ha resistido la prueba del algodón de las urnas pero se ha permitido enunciar que “la corrupción ha ganado las elecciones”. En Cataluña el carnaval jocoso ha alcanzado cimas verdaderas de racismo y escarnio. Para algunos catalanes, seguramente una minoría, si gana CIU es una prueba de madurez ciudadana e inteligencia cívica, pero si gana el PSOE en Andalucía los pobres andaluces se convierten en unos torpes siervos corruptos. Les  libero de la ignominia de ofrecerles testimonios de esto. Tienen las redes sociales para saciar su curiosidad. Ayer tuve que vérmelas con más de algún energúmeno de la categoría. En la misma cuerda muchos votantes de la derecha se permiten lanzar insultos basados en los tópicos más crueles. Pero lo que no me esperaba es que desde circuitos de la izquierda surgiesen también especulaciones sobre el clientelismo natural de los andaluces. Menos mal que los andaluces saben mantenerse elegantemente al pairo de tantas exageraciones, extravagancias y rebuznos. Si tuviesen menos cuerda les aseguro que España se incendiaba de punta a punta. Por mucho menos de lo que se dice de los andaluces otros pueblos de España sacan las teas incendiarias y cantan gorigoris en las catedrales. Cuestión de estilo.

Pero además el caso es que, encima, los resultados de las elecciones son absolutamente racionales y pronosticados. El PP se ha llevado la hostia del siglo por ser el partido gobernante. Los partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, han sabido sacar buen provecho para ser recién llegados y ofrecer unos programas electorales tipo carta a los Reyes Magos. Otra cosa es que ellos mismos se creasen la ilusión de desbordar el marco político. Ya en tiempos de Anguita se habló mucho de la tontería aquella del sorpasso y de las dos orillas. UPyD ha recibido el castigo esperable por su falta de cintura política y la prepotencia de la señora que encabeza esa formación. IU ha pagado el pato de ser fagocitada por una izquierda guay y moderna y posiblemente por  su falta de claridad de ideas. Un partido como IU no puede estar al mismo tiempo en la oposición y en el gobierno, subido a la revolución o montados en el pacto, aliándose en unos sitios como en Extremadura con la derecha y en otros con el partido de Bankia. Y por fin el PSOE, ha recibido un triunfo por incomparecencia de los contrarios. Ha sabido elegir el momento y el eje de su campaña basada en el malestar del pueblo con el gobierno de Rajoy. No ha hecho nada que los demás, a excepción del PP por supuesto, no pudieran hacer. Y no se ha entretenido. Y fíjense que a pesar del éxito sus resultados en porcentaje y número de votantes han sido los peores de toda su historia. Incluso ha sufrido para mantener el mismo número de escaños que en las anteriores elecciones. Si los ha conseguido ha sido exclusivamente por la regla d`Hondt.  De hecho va a tener que gobernar en minoría y estará siempre en alerta ante el peligro de la formación de una mayoría de bloqueo ya que no de gobierno alternativo. Y por último decir que casi todas las encuestas solventes han anticipado los resultados con bastante acierto.

Pero señores, esto es lo que hay. Seguiremos hablando del gobierno. Pero mañana.

1 de marzo de 2015

Exposición de Josep Basset. Último, destapar la muerte.


 Hoy en el espacio de arte Ra del Rey, galería cooperativa de artistas, se inaugura exposición del artista valenciano Josep Basset.

Basset es un polifacético hombre de arte. Escultor, dibujante, pintor, su obra es una constante reflexión con el entorno, con el mundo que le rodea. Poeta y escritor se interroga sobre la cultura de los objetos y se siente obligado a ejercer una especie de apostolado a favor de la recuperación y el reciclaje de materiales perdidos y abandonados.




En el caso de la exposición que ahora nos presenta sus objetos no son otros que una larga colección de fotos familiares abandonadas en un vertedero de basuras incontrolado y recuperadas a través del tratamiento del dibujo en tintas chinas y rotuladores.

A veces la foto encontrada conserva trazos, señales muy completas del original. En otras muchas las inclemencias del tiempo, la incuria de una mala conservación o las huellas del abandono apenas permitían observar las trazas del objeto original. Siendo la fotografía la réplica de la realidad cuando el tiempo y la atmósfera operan sobre el papel puede que el resultado sea la creación de nuevas variables, de nuevas realidades. Si el artista se inspira en ellas, interpreta lo que cada instantánea le dicta y opera con sus plumas y pinceles sobre las mismas el resultado es una obra de arte. Cada una de ellas diferente y al mismo tiempo reconocibles. Tal como lo fueron los originales que no pretendían sino congelar momentos de la vida de familias. Como escribe el mismo Basset "miles de fotografías analógicas con los colores familiares mostrando la ternura de hijos risueños y donde en el anverso, aún limpio, se leían las fechas escritas del álbum familiar. Fotos adolescentes tostando su desnudez sobre la hierba nueva. Fotos de madres, padres y amigos, degustando espacios estivales".

Estado en el que Josep Basset encontró los materiales que hoy nos presenta reciclados


Aquel valor primitivo de las fotos era de imposible recuperación. El artista simplemente ha suplantado la huella del tiempo, el deterioro del abandono. Y ha recreado una nueva sentimentalidad. Aspira el artista a que aquellos papeles sucios, machacados por el sol y la humedad, puedan permanecer entre nosotros "hasta que el tiempo amole la podedumbre o que otros, manteniendo el viejo instinto de salvar la estima, los recojan para introducirlos otra vez en las cajas de cartón de los recuerdos apilados."

Hasta el 26 de marzo los tienes a la vista en la calle de la Reina. Si tienes un rato pasa por allí y detente ante esta magnífica obra. Puede que te interese conservar alguna de esas fotos para alimentar tus propios recuerdos. Al fin y al cabo todas las fotos familiares felices se parecen entre si. El artista, aleccionado por Tolstoi,  solo ha hecho dotarlas de esa infelicidad que las hace distintas y diferentes entre si.

12 de enero de 2015

LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD

Foto de la manifestación de hoy en París


¿Que podemos hacer los hombres y las mujeres de buena fe y escasos conocimientos ante los sucesos de París? Pues poco podemos hacer. Interpretar los hechos está fuera de nuestra capacidad. La realidad tiene tantos prismas que la mirada corre el riesgo de quedarse prendida en las zonas mas iluminadas por los fuegos de artificio. Artificios para generar miedo. Trampas para hacernos dudar de todo y de todos. Propagandas sutiles y bestiales, las dos cosas muchas veces al mismo tiempo, para terminar por justificar cruzadas.


Las gentes se manifiestan con el ánimo de conjurar el miedo y despertar de la pesadilla. Los madrileños conocemos muy bien esos sentimientos después del 11 M del 2004. Unos nos quisieron vender la moto de una conspiración terrible que supuestamente pondría de relieve la corrupción de nuestros poderes. Otros se empeñaron en agitar el fantasma del choque de civilizaciones como mejor estrategía de superviviencia en un mundo condenado a una guerra universal entre religiones y creencias. Los de más allá explicaron las cosas como el fallo de una política policial que no hizo bien su trabajo. Todo igual. Ahora vemos lo mismo en París. Déjà vu qu e dicen los franceses.


Depositamos nuestras flores, nos manifestamos de la mano cristianos y musulmanes- judios pocos porque no los tenemos en España- y al día siguiente estábamos metidos de nuevo en trances electorales y en peleas políticas. Yo me pregunto a veces como será posible resolver este gran problema del terrorismo islamista radical. ¿Cerrando nuestras fronteras? ¿Restringiendo derechos personales? ¿Desarrollando un combate ideológico por la supremacía de unas ideas sobre otras? Los viejos patriarcas de la biblia impusieron un dios de la venganza, Los Reyes Católicos descubrieron la fórmula de la expulsión de judios y moriscos. Los inquisidores imponiendo la ortodoxia a sangre y fuego. Los nazis llenando los hornos de cremación de los enemigos de la raza aria. Los yihadistas, ahora, imponiendo la sharia y el califato para destruir a los infieles.


Y, sin embargo, el mundo ha seguido adelante. Por cada inquisidor, un ilustrado. Por cada yihadista un hombre o una mujer de paz. Por cada bestia parda y sus ideas de supremacía racial, un científico. Por cada patriarca doctrinario, una mujer y un hombre libres.


Viva la paz, viva la cultura, viva la ciencia. Saldremos adelante sin necesidad de entender todo. Simplemente seamos gentes de bien y pensemos por nosotros mismos, Sin odios, sin doctrinas, sin mas herramientas que el viejo lema de la revolución francesa.


IGUALDAD, LIBERTAD, FRATERNIDAD. En el orden que ustedes prefieran.

30 de septiembre de 2014

El que sepa rezar, que rece.

Manuel Azaña en una foto que durante muchos años permanecíó guardada en los archivos de Salamanca. Los fotógrafos que aparece son Centelles y Capa.




Al final lo están consiguiendo. Los doctrinarios, los profetas, los pirómanos profesionales y gentes acostumbradas a pescar en aguas revueltas han conseguido convertir un problema político de contornos muy precisos en un follón de mil diablos, un conflicto de gobernabilidad y un foco de desórdenes públicos de imposible vuelta atrás. Estoy hablando de Cataluña y de España como pueden suponer.

Muchos están contentos. El PP porque levanta de nuevo sus banderas electorales al grito de la patria amenazada. El President Mas porque logra con una cuerda y un palito llegar a la categoría de mito como algunos de sus antecesores antes de que la marabunta se lo lleve por delante. A los políticos en general se les ve gozosos. Justifican su salario. Tienen trabajo y estarán a la altura del reto. Grandes palabras a la altura de pueblos devotos con el pecho inflamado de trascendencia. Que cosas, que tiempos tan heroicos los que vivimos. Mientras tanto se van tapando esas cosas tan desagradables de la corrupción o de la crisis. Ya tienen el circo montado y a la feligresía ávida de espectáculo.

Regocijados los medios de comunicación con sus titulares a toda página y suspirando por ediciones especiales en las que se anuncien los grandes acontecimientos por venir. Si acaso fuesen los jinetes del apocalipsis, mejor que mejor. 

Satisfechos los aprendices de brujo. Ya tienen un historial que presentar a los suyos. Abogados, jueces y fiscales. Profetas de la historia y escribidores de ensueños. Jugadores de fortuna que  apuestan a la baja en las bolsas de futuros. Aventureros de tres al cuarto que se refocilan en los males de las patrias ajenas. 

Mientras tanto el público asiste estupefacto al partido. Como en un partido de tenis en el que los ojos siguen el rastro de una pelota invisible guiados solo por los gestos de ballet de los jugadores sobre la pista. Si se extravía la pelota nadie se dará cuenta. Ellos seguirán con la raqueta repartiendo mandobles a la nada. Y el marcador electrónico seguirá marcando los puntos y los sets de un match sin final posible. El árbitro seguirá como el público atento al movimiento de una pelota fantasma componiendo un gesto serio, de enterado. Alguien gritará desde el graderío algo así como “que nos están engañando como a chinos”. El resto del público le mandará callar, víctimas del embeleso.

Me vais a perdonar el vulgar lirismo de estas palabras. Terminaré con un párrafo del discurso que Manuel Azaña pronunció el 27 de mayo de 1932 en la Cortes de la II República en el debate sobre el Estatuto de Cataluña:
“Todos los problemas políticos, señores diputados, tienen un punto de madurez, antes del cual están ácidos, después, pasado ese punto, se corrompen, se pudren. La reflexión, la discusión, el lapso de cierto tiempo, maduran en cada cual el sentimiento de su propia responsabilidad y traen las cuestiones al grado de sazón en que se encuentra esta que está ante nuestra deliberación” 


El que sepa rezar, que rece.

26 de junio de 2014

Manifiesto de artistas e intelectuales a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui

Foto del grupo de intelectuales, escritores, poetas y artistas que viajaron en fecha tan temprana como 1981 a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf a expresar su solidaridad con el pueblo del Sáhara Occidental.

Esta semana se ha celebrado un encuentro de artistas, escritores e intelectuales para rememorar el viaje que en 1981 otro grupo importante de ellos realizaron a los territorios liberados del Sáhara Occidental y a los campos de refugiados en los que la población civil saharaui tuvo que refugiarse como consecuencia de la ocupación marroquí y el abandono de la administración colonial española.

Hoy, como entonces. los reunidos en Madrid han manifestado su intención de promover nuevas iniciativas a favor del pueblo saharaui y han manifestado su propósito, mediante un llamamiento a la comunidad española y latinoamericana de artistas, escritores y poetas, para realizar nuevos viajes de encuentro con las poblaciones saharauis en los territorios ocupados y los campamentos de refugiados.

El llamamiento que hoy mismo han empezado a difundir es el siguiente:

" LLAMAMIENTO DE ESCRITORES, ARTISTAS Y PROFESIONALES DE LA CULTURA A FAVOR DEL PUEBLO SAHARAUI"
 
UNA LARGA Y TRISTE HISTORIA
El 14 de noviembre de 1975 comenzó para el pueblo saharaui una triste historia de guerra, exilio, éxodo y atropello de los más elementales derechos humanos como el de la vida, el de la libertad, y el de la autodeterminación y la superación del colonialismo. Parece mentira que aquellos niños que, acompañando a sus familias, recorrieron el desierto en todas las direcciones para librarse del acoso y del fuego de napalm del ejército marroquí sigan, convertidos ya en abuelos, huérfanos de esos mismos derechos sin que la comunidad internacional haya movido un dedo en su auxilio y su defensa. Más allá del reconocimiento explícito sustanciado en múltiples resoluciones de la necesidad de promover la paz y solucionar el conflicto mediante una consulta de autodeterminación, mil veces afirmado en los papeles y las mismas mil veces negado en la práctica, se puede certificar que tres generaciones de saharauis han visto una y otra vez cómo se les vuelve la espalda y se les niega el pan y la sal de su libertad personal y la de su pueblo.

RESPONSABILIDAD HISTÓRICA DE ESPAÑA
Si en alguna parte del mundo se es plenamente consciente de esta triste historia es en España. El hecho de haber abandonado nuestro país sus responsabilidades como potencia colonial después de haber mantenido vinculaciones políticas, humanas y culturales durante muchos años, ha permitido, en gran medida, que el desafuero contra el pueblo saharaui pudiera cometerse con mayor facilidad. Gobiernos españoles de distintos colores políticos han pretendido descargarse de toda responsabilidad mediante diversos procedimientos. Se ha pretendido que en la ecuación de las relaciones diplomáticas con Marruecos el peso del dossier saharaui apenas cuente. Siempre hay algún interés de estado al que subordinar nuestras obligaciones históricas con el antiguo Sáhara Occidental Español. Ayer hoy y mañana,  la pesca, la inmigración, las políticas de orden público o cualquier otra razón sepultan la cuestión saharaui al último lugar de nuestras preocupaciones y de la agenda bilateral España-Marruecos.

LA SOLIDARIDAD DE UN PUEBLO
Nuestro pueblo, de forma natural, ha entendido que esas prácticas no correspondían con el interés a largo plazo de nuestro país y, mucho menos, con el respeto que debemos a nuestra propia historia. Y en la avanzadilla de ese sentimiento han estado, sobre todo en los momentos más críticos del conflicto, nuestros poetas, nuestros artistas, nuestros intelectuales, nuestros cineastas.

En 1981 se dejó prueba contundente de ese compromiso por parte de un nutrido grupo de escritores, poetas y artistas que acudieron a los territorios donde se encontraban las poblaciones huidas de la masacre militar marroquí y las zonas que el pueblo saharaui estaba liberando mediante la resistencia armada. No fue el año 1981 un buen año de nuestra historia. El golpe del 23 de febrero significó un retorno a los peores miedos de nuestra dictadura. En aquellas difíciles condiciones anímicas, ese grupo de intelectuales encontró el momento de reunirse en el desierto con el pueblo saharaui. Para escucharles, para conocer de sus penalidades y de sus ilusiones, para llevarles el aliento de la esperanza en un futuro mejor. Caballero Bonald, J.A. Goytisolo, Fernando Quiñones y sus demás compañeros de viaje, a los que posteriormente se unieron con sus aportaciones- publicadas en un libro que hoy es un pequeño tesoro bibliográfico- personas como Alberti, Benedetti y tantos otros. Aquellos hombres y mujeres de la cultura fueron capaces, sencillamente, de levantar el ánimo de los luchadores saharauis, de sus mujeres y de sus niños. El viaje de noviembre de 1981 es guardado en el corazón de los habitantes del exilio del Sáhara Occidental como un hito, un episodio magnífico, que demostraba que su lucha tenía sentido.

UN PUEBLO QUE SIGUE A LA ESPERA DE LA JUSTICIA INTERNACIONAL
Pasaron diez años y terminó la fase militar y guerrera del conflicto. Miles de víctimas, de huérfanos, de inválidos siguen a la espera del acontecimiento que les permita retornar al territorio que vio nacer a sus mayores para encontrarse con sus antiguos vecinos, con las familias que no quisieron o no pudieron marchar al éxodo y que desde entonces mantienen una pelea desigual contra la opresión colonial del país del norte. Hoy el combate que simbolizan personas como Aminetu Haidar causa el asombro de millones de españoles y al calor de ese drama la solidaridad española crece y es capaz de realizar gestas nunca realizadas a favor de ningún otro pueblo como las de traer a miles de niños cada verano para descansar de las penalidades de la vida en los campos de refugiados de la Hamada de Tinduf.

Al tiempo que el pueblo saharaui demuestra su capacidad de resistencia, el gobierno marroquí sigue empeñado en quebrarla por todos los medios. Destruyendo casas y requisando propiedades, deteniendo y torturando a activistas y gentes del pueblo. Expulsando de los territorios ocupados a los desafectos y promoviendo en los medios de comunicación campañas de acoso y derribo contra las ideas de libertad y de emancipación. Negándose a aceptar dar solución final al último territorio colonial del mundo. Para ello cuenta con el aliento y la comprensión de gobiernos como el francés o como el español. Ese obstinación en anular por la fuerza de los hechos y de la represión el necesario pronunciamiento del pueblo saharaui en torno a su determinación como nación y como estado libre solo puede traer más conflicto, más sufrimiento para todos. Cabe, incluso, el retorno a las armas como única salida practicable a un pueblo desesperado y humillado.

COMPROMISO DE LOS ESCRITORES Y ARTISTAS ESPAÑOLES
En esa coyuntura los intelectuales españoles, al igual que los que participaron en el viaje de 1981, debemos y queremos demostrar una vez más nuestro compromiso y solidaridad con el pueblo saharaui. Queremos dejar constancia de ello viajando de nuevo a los territorios de la Hamada de Tinduf, a las regiones liberadas y también a las zonas ocupadas para encontrarnos de nuevo con el pueblo saharaui, con sus mujeres, sus jóvenes y niños, con sus ancianos, para renovarles nuestra fe en un próximo final de ese ciclo de dolor iniciado en 1975. Y sumar a ese proyecto otras actividades de difusión pública de nuestro empeño y compromiso como la edición de libros conmemorativos del viaje de 1981. Para ello contamos en los distintos territorios del Sáhara con la colaboración de intelectuales, escritores, poetas y artistas saharauis con los que pretendemos relacionarnos de forma privilegiada. Hoy el pueblo saharaui ha construido instituciones y tejido social que convierten este proyecto nuestro en un proceso más sencillo y, posiblemente, más sólido que entonces.

En esa condición solicitamos la adhesión a este llamamiento que encabeza provisionalmente un grupo promotor.

El grupo promotor, que no quiere adelantar el perfil definitivo del proyecto dejándolo abierto a la iniciativa de muchos otros participantes,  inicia este proyecto, contando exclusivamente con la fuerza de la memoria y el sentimiento de contribuir, mínimamente, a la consecución de una verdadera paz para los saharauis y para los pueblos de la región. No somos enemigos de nadie ni queremos contribuir a ninguna ceremonia de la confusión. Sólo queremos escuchar las voces del pueblo, conocer sus inquietudes y exigir el cumplimiento de las leyes internacionales.

Julio de 2014

FIRMAN ESTE LLAMAMIENTO
Angel Alda, Emilio Sola, Javier Reverte, Ana Rossetti, Inma Chacon, Eduardo Soto Trillo, Laura Casielles, Juan Carlos Gimeno, Juan Ignacio Robles, Zahra Ahmed Hasnaui, Bahia Mahmud Awah, José Ramón Heredia, Conchi Moya Fernandez, Emboirik Ahmed Aomar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...