8 de mayo de 2011

El voto como ejercicio de supervivencia



Cuando en los mítines del PP se grita “a por ellos” me doy por aludido.

Cuando un dirigente del partido de la derecha se caga en la memoria de Francisco Tomás y Valiente siento que a mí se me está ofendiendo en lo personal.

Si un señor imputado en una causa de prevaricación llamado Francisco Camps tiene el “cuajo” de entrar en disquisiciones psicológicas con respecto a las relaciones de Zapatero con un abuelo suyo fusilado por la dictadura creo que algo en mi fuero interno se conmueve.

Si el señor Rajoy se fuma un puro y sestea mientras dirigentes de su partido lanzan constantes ataques a las instituciones del Estado a mí me entran ganas de ponerle las cosas difíciles.

No sé cómo podré hacerlo todavía. Hasta ahora había tenido tendencia a pensar que todas las barbaridades de los mayores orejas y de los aznares eran simple pasto electoral para cuidar el voto de la derecha de la derecha. Hoy creo que son la expresión mas cabal del verdadero sentimiento de muchos millones de mis compatriotas que se han ido tragando todos esos argumentos dignos de un frenopático. No voy a entrar en las disquisiciones de si fue primero el huevo o la gallina- el huevo o los huevos de los políticos de la derecha incapaces de servirse de argumentos de oposición mas sensatos o la gallina de la herencia del franquismo simbolizada en el escudo del viejo régimen- ni siquiera en analizar la responsabilidad que en ese resultado hayan podido tener los errores y malas políticas de los gobiernos de la supuesta izquierda.

Pensaba que una vez en el gobierno los dirigentes del PP terminarían por  centrarse y con ello llevarían al desencanto a la fracción de sus seguidores mas extremistas. Pero el principio de la campaña electoral me está demostrando que las cosas son al revés. Que los que inspiran esas políticas desde los periódicos y las radios, desde nuestro particular Tea Party son los “putos amos” del juego. Que serán ellos los que lleguen al poder. Y yo no quiero ver en el poder a personajes como Pedro J, como Losantos, como Sostres, etc.

Pensaba dejar de votar y escaparme a Ribadeo para el 22 de mayo. Tendrá que ser en otro momento y bien que lo siento. Creo que voy a ir a votar. El a quien es otro problema. Duro problema. Pero me preocupa menos.

Cada vez me cuesta mas pensar, hablar de política. Pienso que las cosas ahora van mas allá de la política. Creo que cuando algunos se ponen la democracia como montera, cuando el estado de derecho es amenazado, cuando los que mandan o los que quieren mandar se montan en la ola de la demagogia popular y nos les importa alimentar el espíritu de intransigencia y de venganza de aquellos que quieren volver a ganar una y otra vez la guerra civil, yo me siento concernido como ser humano. Mas allá de la ciudadanía. Por un simple hecho de supervivencia física.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...