21 de julio de 2008

Vacaciones en Paz


Saharaui_3, originalmente cargada por pphdez2000.


Tiene razón mi amigo Pepe, el autor de esta foto. Una sonrisa de un niño saharaui cuando inicia sus vacaciones en España dice mas que todo un manifiesto de solidaridad.

He conocido muchos momentos como éste. Esa mirada franca, la sonrisa breve, esbozada a medias. Los hombros en alto en actitud de cautela. Y mas tarde, en pocos dias, la alegría instalada en todo su ser. La confianza plena. Incluso el descaro en el trato con otros niños y la confianza amistosa en los mayores. La alegría desbordada en sonrisas ya enteras. Los hombros y los brazos relajados.

Cuando la Asociación de Amigos del Sahara se planteó estas campañas nos miraban como si fuesemos locos. A quien se le ocurría esa maniobra, de traer, entonces eran decenas de niños solos, a chicos desnutridos, enfermos, pobres, en avión y entregarlos a familias-entre paréntesis las primeras expediciones solo se alojaban en instituciones públicas, recuerdo el colegio San Fernando en Madrid, Perlora en Asturias-.

Pero poco a poco, creo que las primeras vacaciones de niños saharauis en España debieron ser en el 86 o el 87, posiblemente antes pero sin esa organización completa para toda España.
Ahora dicen que les quieren dar, a los organizadores de estas campañas el Principe de Asturias. Lo dudo mucho. El gran premio, el que los organizadores reciben todos los años es el de la sonrisa de los niños. No hay galardón, no hay ceremonia que se pueda comparar con esa sensación como la que tu has captado con la cámara.

Recuerdo un verano de finales de los 80. Estabamos en Cudillero toda la familia, en un chalet grande alquilado para un mes. Es de noche y alguien toca con estrépito en lso cristales de la parte de atrás de la casa, por el jardin. El timbre de la puerta debía estar estropeado. Era Mohamed. Uno de los primeros niños saharauis en llegar a España de vacaciones. Venía con José Taboada. Se quedó con nosotros unos dias. Disfrutó como nadie se puede imaginar. Hoy Mohamed es un hombre joves. Curó de la enfermedad de los ojos que padecía. Estuvo una temporada larga con una maravillosa familia de Zaragoza. Siempre le recordamos.Él tambien recuerda aquellos años. Ese es el premio. El premio que recibe todos los años mi amigo Jesús de Ribadeo cuando acoje en su casa al mismo niño de todos los veranos. Ya es un grandullón quejica. Pero sabe que está en su familia. En casa de su familia de España.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...