30 de julio de 2008

UNA MANIFESTACIÓN EN AGOSTO Y EN RIBADEO.

Desde aquí, desde San Roque, partirá la manifestación contra la construcción de la nave en la Ria. El dia 10 de Agosto a las 12 del mediodia.

Los vecinos de Ribadeo piensan manifestarse el diez de Agosto. El motivo es evitar que en el puerto de la ciudad se construya una enorme nave cubierta para carga y descarga de productos industriales que altere los delicados equilibrios ecológicos de la ría de Ribadeo al tiempo que cambiará toda la perspectiva visual de la misma, que quedará tapada para los observadores de fuera y de dentro por la existencia de una mole de altura superior a los siete pisos, enclavada en la misma perspectiva, en el eje de visión entre Ribadeo y Castropol perdiéndose la posibilidad de admirar vistas como esta por ejemplo:


Con el plan de construir la nave fotos como esta resultarán imposibles de hacer


Aquí se puede leer una buena crónica periodística, aquí la opinión de un vecino informado y aquí otra excelente crónica. Por último una cronología de todo el asunto preparada por Antonio Gregorio. Así tienen ustedes mayor información y comentarios mas autorizados sobre el proyecto.

Por supuesto que pienso ir a la mani. Veranear e ir a manifestaciones son las actividades que mas me gustan de este mundo y poder practicar ambas de consuno me parece de perlas. Acudiré con todos los amigos veraneantes y madrileños que pueda reclutar y con ribadenses remisos y poco partidarios de estas movidas que conozco. Si tengo luego que pagar unas cuantas rondas en el Bodegón, que le vamos a hacer. Todo el mundo sabe que cambiar el mundo tiene sus costes y por algún sitio hay que empezar.

Pero puedo hacer algo mas. Explicar el fondo del asunto y dar a la prensa, a este modesto medio de comunicación, noticias frescas sobre políticos, alcaldes, poderes empresariales y estrategias de desarrollo regional de Asturias y Galicia.

Vayamos de mas a menos. Resulta que en Pontevedra existe desde 1957 una fábrica de celulosa de la empresa ENCE. Esa fábrica está montada sobre terrenos costeros, sobre una antigua zona de alto valor ecológico, Lourizán, en plena bahía de Pontevedra. La mole fabril, ver foto del artista pontevedrés Manuel Boo, y la estela de humos y olores que levanta han sido desde siempre objeto de denuncia por parte de los movimientos vecinales de la ciudad de Pontevedra y de toda la comarca. Hasta el 2018 los propietarios de la fábrica tienen licencia para mantener las instalaciones. Pero desde hace bastantes años se piensa que sería bueno adelantar el cierre de las instalaciones lo antes posible. ENCE no invierte en Pontevedra y su intención es acabar con la producción tan pronto como entre en funcionamiento su nuevo y polémico proyecto fabril en Uruguay y la ampliación de las capacidades productivas de sus instalaciones en Navia, Asturias.

Con el cierre de la instalación de Pontevedra la comarca recuperará parte de su patrimonio natural y la costa comprendida entre la ciudad y Marín incrementará su atractivo turístico y la capacidad para cambiar la imagen de un territorio largamente agredido.

Almas inocentes como las de los sindicalistas pontevedreses y otros agentes sociales como la misma Cámara de Comercio pretenden que las cosas no sucedan así. Piensan que es posible mantener las instalaciones en Pontevedra. Lo mas que llegan a aceptar es que los costes ligados a cualquier operación de deslocalización, si es que llegan a producirse, tengan alguna compensación.

Durante muchos años y mientras que nadie les indique lo contrario, albergan la esperanza de la posible construcción de una nueva planta industrial, sustitutiva de la afectada por su futuro cierre, en la misma comarca o, en las peores hipótesis, en la propia Galicia. Así se han ido barajando, bajo esa perspectiva, dos o tres nuevos escenarios para ese supuesto nuevo plan industrial a cada cual mas inverosimil. Entre otros, el mas publicitado de todos ellos, el traslado a la coruñesa As Pontes- que algunos enterados colocan en el plano al ladito de El Ferrol-.

Pero la empresa, en el mas puro estilo de jugador de poker del Missisippi, se hace de rogar y en múltiples ocasiones ha manifestado que ni el cierre ni el traslado entran en sus cálculos, mas bien la postura oficial de la compañía es la de esperar la prórroga en la concesión actual mas allá del 2018.

.

Ante tal situación, políticos y sindicatos lanzan la idea de conseguir 600 millones de euros para convencer a los reticentes empresarios de ENCE, recordemos que en su día fue una empresa pública, de la buena idea de buscar una nueva localización para mantener la producción en Galicia y no perder empleo industrial. Nadie sabe de donde piensan sacar tal cantidad de dinero pero los peor pensados hablan de un proceso de recalificaciones de suelo. Parece que técnicamente tal posibilidad está excluida por encontrarse los terrenos en el dominio público de costas. Algún pajarito de dentro de la empresa se sonríe cuando me cuenta el cuento de la lechera que algunos políticos se cuentan a si mismos.

La historia es que ni por 600 millones ni por ninguna cantidad ENCE pretende montar una nueva fábrica que ni tiene sentido estratégico a largo ni interés económico a medio plazo. Por lo tanto escuchar la música de los 600 millones despierta en ellos un dulce sopor estival. Están tratando sin embargo de llevar al huerto a los políticos de turno hablándoles de nuevos negocios en la comarca como biomasas energías eólicas y otras lindezas postmodernas abusando de la confianza de los mismos sindicatos que se han creido el cuento y dicen apoyarles. Se dicen: si con cuatro chorradas y algunos proyectos de la señorita Pepis estos me pagan la factura del cierre pues yo encantado. Y así están las cosas.

Mientras tanto nadie se atreve a decir que la idea de una nueva planta en la región es inviable, no vaya a ser que las furias sindicales les jodan la próxima campaña electoral autonómica. No se trata de minimizar el impacto del cierre pero vale mas hacer frente a la situación: perdida de poco mas de 300 puestos de trabajo-nunca los 4.000 de los que a veces se habla en la prensa- y desaparición de cierta actividad portuaria en Marín. En cualquier caso las ventajas en términos de calidad de vida y de posibilidades de renovación del modelo de desarrollo de la comarca superarán ampliamente los costes.

Atentos a la jugada que viene lo mas interesante. No me desfallezcan por culpa del rollo que les estoy endosando.

Estaba diciendo que uno de los costes sería el de la desaparición de la actividad de carga en el puerto de Marín. Tragedia menor en cuestión de empleos perdidos dada la alta mecanización de los trabajos de estiba. Pero tragedia a fin de cuentas para la empresa privada contratista-de nombre Galigrain- de tales trabajos. A alguien de esa empresa, le han soplado desde instancias oficiales que con cierta facilidad podría ser compensada mediante el traslado de su actividad logística al puerto de Ribadeo, posible beneficiario en el negocio portuario del incremento de producción de la factoría de Navia, dado que en la actualidad es el puerto de referencia de la factoría asturiana de ENCE. Pero claro no es lo mismo mover la cantidad de carga actual que multiplicarla por dos o por tres veces.

Y aquí es donde entra en juego la idea de promover una gran instalación cubierta en el puerto de Ribadeo para garantizar tales objetivos. El organismo de Puertos de la Xunta tramita a petición de Galigrain la concesión de una nave para descarga en seco de productos industriales. Y aquí empieza el jaleo. Los vecinos de Ribadeo se mosquean con el invento y empiezan a mosquearse mas cuando se dan cuenta que el propósito o despropósito de la nave no es solo la pretensión legítima de un empresario. Que detrás del empresario existen intereses y motivaciones no del todo claras. Las fuerzas políticas en su conjunto anuncian su oposición al proyecto en un pleno municipal. Incluso autoridades autonómicas a muy alto nivel dicen que el proyecto no cuenta con los plácemes del gobierno gallego. Pero la cuestión es que los representantes de Portos de Galicia insisten en la necesidad de esa instalación para defender la cuota de mercado del puerto de Ribadeo que supuestamente estaría amenazada por la oferta de construir un enlace ferroviario de vía estrecha entre la factoría de Navia y la red FEVE para llevar los tráficos al puerto del Musel y/o Avilés.

Y aquí es donde se cruzan los caminos, como diría Sabina. Todo parece reducirse a una pugna para evitar que los “asturianos” se lleven el gato al agua. Para evitar que Galicia pierda la fábrica de Pontevedra y de carambola los tráficos actualmente residenciados en Ribadeo. Si para evitarlo tenemos que dar un puñetazo encima de la mesa y demostrar que Ribadeo está en condiciones de hacer frente al incremento de volumen de Navia pues se hace. Que los vecinos de la fronteriza villa se oponen, pues que sepan que son unos malos patriotas y que van a dejar sin trabajo a todos los que viven de la actividad del puerto.

Pero claro, que el debate salte las fronteras de los despachos y se instale en los periódicos pues tampoco. Vienen las elecciones y resulta que apadrinar fuertemente la operación Ribadeo supondría reconocer “paladinamente” que la reubicación de ENCE Pontevedra en un nuevo espacio gallego es inviable. Que la aceptación, y que remedio, de la ampliación de las capacidades de Navia es algo ya definitivo y no, como se dice todavía, algo negociable.

A todo esto los asturianos mas finos y astutos están colocando un mensaje en los medios mas clarificador y de mejor venta. Para justificar el ramal ENCE-Navia hablan de ecología, del corredor ferroviario, de la mejora de las estructuras, del servicio a toda la región, etc. Los comités de empresa de FEVE, de ENCE, los alcaldes de la comarca se imaginan un nuevo país lleno de trencitos ecológicos, de niños de las escuelas pintando el chuchuchu del tren por los bucólicos prados astures, etc. Y encima dicen que todo esto es para bien del conjunto de las comarcas del occidente asturiano y de la Mariña lucense. Y nos cuentan otro cuento de la lechera, en este caso de leche asturiana, sobre si la consecución de ese negocio de carga puede suponer un revulsivo para mejorar las líneas de FEVE de todo el corredor cantábrico y que por lo tanto todos felices.

Pues no señores. FEVE es un caso perdido. Es el primo pobre de RENFE y apenas ha invertido en viaductos, señalizaciones y plataformas y equipos. Por mucho que el proyecto del ramal a ENCE Navia resulte rentable en sus propios términos, el negocio no da para justificar nuevas inversiones en el conjunto de la línea, mas allá de los planes turísticos que de año en año tratan de generar nuevos tráficos. Ahora tratan de vender la idea de que FEVE podría convertirse en un modo de transportes de viajeros regional. Y eso es, me lo dicen técnicos con muchos años de experiencia, una entelequia. FEVE tiene capacidades para ofrecer servicios urbanos tranviarios, para acometer distintos negocios de perfil turístico y para mejorar sus capacidades en el transporte de mercancías, pero nunca para convertirse en un operador regional y mucho menos transregional.

Hace ya muchos años, justo cuando se decidía el emplazamiento de la primera fábrica de celulosa de Galicia, Ribadeo creyó llegada su hora. Alguien vendió la idea de convertir la esquina nororiental del país en un nuevo centro industrial. El tren pasó de largo y se fue a Pontevedra. Fue una operación de imagen que jugó con el ánimo y la inocencia de los ribadenses. Hoy se quiere jugar con el desánimo. Se quiere vender la idea de que el Puerto de Ribadeo será una ruina si no se acomete la ampliación. Que otro tren, en este caso de vuelta, les quitará lo poco que tienen

Pues buenas noticias para mis amigos de Ribadeo. ENCE, me lo dice un pajarito, ni hartos de vino se pondrán en las exclusivas manos de FEVE. Son los primeros interesados en mantener la capacidad de carga de Ribadeo. No solo para tener alternativas próximas ante problemas laborales o sindicales, e incluso financieros de FEVE, sino también para no ponerse en manos de una sola autoridad portuaria. Los tráficos en todo el norte de Europa están multiplicándose de año en año. Hasta el Musel está al limite de sus capacidades. Ya hay mas de tres y de cuatro puertos nórdicos y británicos en el límite de sus capacidades. Y Ribadeo tiene capacidad para mantener una actividad portuaria legítima y saneada económicamente y sin poner en riesgo su propio modelo de desarrollo. Es por lo tanto compatible mantener el puerto de Ribadeo son sus actuales capacidades y convertir a FEVE en un nuevo canal de transporte para ENCE pero también para todas las empresas del corredor astur-galaico. Ribadeo puede apostar por ser una pieza importante en ese nuevo despliegue logístico. Luchando contra la nave en el puerto los vecinos de Ribadeo darán al tiempo un mandato a sus gobernantes para que lideren y aprovechen todas las ventajas asociadas a los proyectos de expansión de ENCE de Navia.

Industrializar a tope la ría de Ribadeo o del Eo, como ustedes quieran llamarla, no coincide con el modelo de crecimiento sostenible que los habitantes de la misma quieren dar a su futuro. El modelo de desarrollo de Ribadeo tiene que tener como característica principal la variedad de registros, no la apuesta por un sector en detrimento de otros. Y por encima de todo la apuesta debe ser la de defender el espacio natural de la ría, su principal capital. En última instancia, si las cosas vienen mal dadas y se corren riesgos de perder capacidades portuarias comerciales, Ribadeo tiene una demanda de negocio deportivo capaz de asegurar niveles de empleo como los actuales y sin perjudicar los equilibrios ecológicos de la Ria.

Si mis amables lectores han sido capaces de llegar hasta aquí, primero reciban mi admiración y segundo mi agradecimiento. Solo me queda recomendarles que se pasen por Ribadeo el 10 de Agosto. Luego nos iremos a tomar unos vinos. Empiezo ya con la colecta de fondos y con la búsqueda de voluntarios para preparar una pancarta.

ACTUALIZACIÓN
Con fecha 18 de Septiembre se anuncia que Portos de Galicia renuncia a la construcción de la polémica nave. Para mayor información visitar la Voz de Galicia o el Progreso de Lugo

ACTUALIZACIÓN 19 MAYO 2009
Informa el diario español El Pais que ENCE acaba de vender el negocio papelero en Uruguay. Ello altera sustancialmente el perfil estrátegico de la compañia. Puede, es solo una posibilidad, que ahora, cuando además coincide con el retorno al poder regional del PP, se replantee la posibilidad de instalar una nueva planta procesadora en Galicia en sustitución de la que tendrá que cerrar necesariamente en Pontevedra. En esas circunstancias aconsejaría mucha atención a mis amigos de Ribadeo.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...