27 de enero de 2008

Los 400 euros


Insultando a la inteligencia de los electores. Dice Forges. Y tiene toda la razón. En esta subasta de ofertas electorales ya sabemos quien va a ganar. El que ofrezca mas cosas en menos tiempo. Por el momento parece que gana el PSOE gracias al movimiento rápido de muñeca que le ha permitido poner encima de la mesa de juego 400 euros, cuatrocientos golpes, nada mas y nada menos que para el día después de las elecciones.

No es el caso de ponerse a calcular quien ofrece mas. Parece que la puja ya va por los cinco mil millones de euros. Estos son 50 hospitales de 300 camas. La contratación de mil quinientos científicos por tres años. Los estudios de postgrado de todos los universitarios españoles que se licencien en los próximos diez años. Parte sustancial de la deuda de los países pobres con España. El incremento de la Ayuda Oficial al Desarrollo. Parte de la lucha contra el cambio climático.

Y todo esto en el preámbulo de una crisis económica cuyos daños nadie se atreve a calcular.

Miren ustedes: yo no quiero los 400 euros ni los x euros que me puedan suponer la rebaja del PP- cuando se atrevan a definirla.

Yo quiero que esos 400 euros sirvan para financiar el aborto libre y gratuito en el marco de una ley de plazos. Aunque solo sea para que las mujeres en ese triste trance no tengan que irse a Paris. No quiero recordar viejos tiempos londinenses de mi juventud.

Yo quiero que esos 400 euros ayuden a que los niños en fracaso escolar tengan una oportunidad de salvar su futuro mediante maestros de apoyo.

Quiero que esos 400 euros se dediquen a asistir a tantos ancianos que viven en la soledad mas espantosa y en la precariedad todos los días de su vida.

Y no me digan que estos quereres míos son demagógicos. Lo que resulta demagógico es asistir a este cruce de miserias electorales. A todas estas campañas patrióticas. A toda esta miseria política.

En cualquier caso, lo mismo que Gallardón anuncia un periodo de reflexión sobre su futuro, yo anuncio un periodo de reflexión sobre lo que hacer con 400 euros. Se admiten sugerencias. De momento lo único que se me ocurre es gastármelo en buen vino para olvidar el desastre.

Hoy pienso darme un anticipo abriendo una botella de Martúe. Un buen vino de La Mancha a buen precio. Está ustedes invitados.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...