1 de diciembre de 2008

Homenaje a Mikel Laboa en el día de su muerte



“Cada uno tenemos la capacidad de hacer algo, y eso es lo que yo le pido a la vida: es decir, hacer bien lo que hago. Da lo mismo ser barrendero o abogado, ingeniero o cantante; el asunto es hacer bien lo que haces. Es posible que si me hubiera dedicado a la medicina tuviera más dinero, pero me he dedicado a la canción. Los seres humanos somos muy problemáticos y no suele ser nada fácil hacer correctamente lo que uno desea.”

Con estas sencillas palabras Mikel Laboa se retrata a si mismo. El mas grande creador de la música popular vasca de los últimos cuarenta años ha muerto hoy mismo en la ciudad que le vio nacer: Donostia, San Sebastián.

Sus canciones han acompañado muchos momentos de mi vida. Su disco Bat Hiru es la cumbre de la música vasca popular. Yo recomiendo dos de sus obras: Xoriek 17 en la que se incluye una versión de Ne me quitte pas, que quita el sentido y que da las claves de su abierta formación y gustos en materia musical y (60-ak+2) album de jeroglífico título en la que incluye versiones de Pello, Pello, Aurtxo Txikia o Egun da Santa Mamiña.

Ayer mismo citaba, ignorando la proximidad de su muerte, a Mikel Laboa en una actualización de uno de mis post. Y me preguntaba si acaso había firmado un manifiesto muy particular. Ahora ya se que no.

Descanse en paz.


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...