8 de diciembre de 2008

EL AMIGO INVISIBLE


Invisible man, originalmente cargada por à ciel ouvert.


No es una leyenda urbana. Tampoco es solo un juego social. Él se oculta detrás de esas percepciones. Se escuda en un melindroso “somos todos y no somos nadie”. No quiere que se le descubra para evitar que se le confunda con el “ángel de la guarda”, algo que le enerva dada su particular filosofía del hecho religioso.
Pero he podido mantener una conferencia con el personaje. Y me ha aclarado las cosas.
”No estás autorizado a revelar mi origen ni mi procedencia. Solo puedes dar pistas poco significativas de mi apariencia física. Puedes transmitir lo que te autorice a divulgar y por supuesto si alguna autoridad política o judicial te llama a declarar dirás que todo es simplemente un producto de tu desbordada imaginación”.
“Me crie como un niño solitario. Mis únicos juegos consistían en organizar aventuras con otros niños que mi imaginación creaba de la nada. O eso creía yo. Al principio eran niños de mi edad que apenas hablaban. Pero con el tiempo iban logrando tener una voz propia. Me contradecían, me llevaban donde yo no quería ir. Incluso me hicieron creer que ellos realmente existían y que yo solo era un producto de su propia imaginación colectiva. Me decían: tu madre, la que tú llamas tu madre es la nuestra. Tu colegio es el nuestro. Tu barrio es el nuestro. Tú eras solo un invitado”
“Pasaban los años. Fueron poco a poco desapareciendo del escenario. Y a mí siempre me quedó la duda. ¿Era yo una persona o un personaje imaginario? El caso es que decidí dedicarme a la filantropía social. A resolver pequeños problemas de las gentes pero sin que mi ayuda desborde la naturaleza de las cosas posibles. Que nadie diga: milagro, milagro. Hago que pasen cosas con apariencia de normalidad dentro de lo que cabe”
“Cuando la gente decide organizar sus regalos utilizando la excusa del amigo invisible me da mucha rabia. Mi papel no tiene nada que ver con ese tonto rito tribal. De todas formas me viene muy bien para construir esa imagen irreal de mi persona. Eso me permite operar, realizar mis obras con la seguridad de que nadie va a poner en cuestión la leyenda”.
“Mi misión es muy delicada. Intervengo solo cuando las cosas han llegado a sus últimas consecuencias. Cuando decido que el motor del coche no arranque si llevas unas cuantas copas de más. Cuando en tu búsqueda en google de aquella información que te permita cerrar el trabajo me invento una referencia y te la coloco en tu pantalla. Cuando consigo que la página de Renfe no funcione y así logro evitar que vayas a Salamanca. Acciones simples pero muy eficaces”.
¿Por qué te asocia la gente a las épocas de crisis?
“Eso corresponde a la leyenda. Parece que la gente reduce sus gastos en épocas de crisis y no se le ocurre otra cosa que recurrir a mí. A ese amigo invisible de propaganda del Corte Inglés. Yo trabajo en todo tipo de escenarios económicos. Mis actuaciones tienen eficacia persona a persona. No soy un político ni un demiurgo. Yo no le puedo resolver los problemas de gobierno a Obama o a Zapatero. Ya me gustaría”.
Ha prometido escribir su propio blog en un futuro inmediato. Seguiremos atentos.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...