19 de mayo de 2008

MISTERIO EN EL ESCAPARATE


¿Leyenda urbana? ¿Obra de arte? ¿Humor callejero?

Tomé esta foto el sábado en la calle San Bernardo de Madrid, en pleno centro de la capital. Cerca de la glorieta de Quevedo.

Me llamó la atención el cartel de “guarda gitano”. Todo el mundo sabe, y si no lo sabe pues yo se lo cuento, que en estos últimos años se ha hecho frecuente la presencia de gitanos- españoles por cierto- en obras y en naves industriales de la periferia de las grandes ciudades. Parece ser, aunque en esto puede que haya cierta leyenda urbana, que las empresas prefieren contratar a personas de esta etnia para garantizarse cierta seguridad que por sus propios medios no consiguen. Los medios de comunicación de vez en cuando se hacen eco de ello pero son los profesionales de la construcción los que mejor conocen la verdad de los hechos. Incluso el mundo bloguero mas serio ha tratado el asunto.

De todas formas llama la atención que la moda de los “guardas gitanos” haya llegado al centro de Madrid. Puede que la crisis de la construcción haya obligado a ampliar los mercados a estas redes de vigilantes vocacionales.

Pero al llevar la foto al ordenador me doy cuenta que en este caso existe un invitado fuera de norma. El osito de peluche al que las fechas señalan.

¿Es el autor del cartel y de la escenografía un humorista o un artista? ¿O las dos cosas al mismo tiempo?

¿El osito viene a ser una denuncia social de las prácticas de los calés? ¿O es una singular seña que los profesionales de la vigilancia cañí lanzan a los posibles interesados en entrar en el establecimiento en obras?

Difícil análisis hermenéutico. Sabemos que una de las mas tradicionales ocupaciones gitanas era, y todavía sigue siendo en algunas regiones de los Cárpatos, la de amaestradores de osos. Incluso alguna tribu gitana lleva el nombre de ursari. Era frecuente hace ya muchos años ver el espectáculo de los osos amaestrados en los pueblos y ciudades pequeñas de España. Algunos se atreven a decir que la expresión “hacer el oso” viene de tan clásico espectáculo circense. ¿Es un mensaje en clave gitana? Hay obras en las que la señal de guarda gitano es sustituida por la rueda, símbolo y bandera de los rom. ¿Por que no una nueva señal, mas sutil?

Puede que el autor del montaje escénico solo pretenda hacer un guiño cómico al público. Como un aviso a navegantes: fijaros lo que me importa que entréis a robar que hasta un osito de peluche me sirve de defensa.

Pero también puede que sea una estrategia para anunciar que en el local en obras se abrirá próximamente una galería de arte. De hecho creo que hasta hace muy poco estuvo radicada allí una tienda de venta de objetos de arte o antigüedades. Por cierto que es de todos conocido que los gitanos españoles tienen una vieja tradición como mercaderes de antigüedades en España. Iban en los años 60 por los pueblos cambiando “muebles viejos” por barreños de plástico. Y todo el mundo conoce como durante mucho tiempo los gitanos del Rastro que se dedicaban a tan digno oficio eran la aristocracia de la raza calé. Hoy lo son los artistas. Pero hay que reconocer que aquellos, que siguen manteniendo en muchos pueblos de España sus negocios, si que eran unos grandes artistas.

Misterio en Chamberí…Seguiremos informando.

A todo esto: ¿ustedes tienen alguna interpretación?

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...