23 de mayo de 2008

El Via Crucis de Rajoy


No sabemos si Rajoy se está viendo obligado a una pelea para la que no estaba preparado o si todo forma parte de un guión previo diseñado para aparentar un cambio cosmético en la imagen del PP.

Desde luego parece que este hombre no está dotado para la negociación política entre bambalinas o que sus posibles interlocutores en la mesa caciquil-Aznar, Rato, Esperanza, algún que otro líder regional y pocos mas- no le han concedido siquiera la oportunidad de representarles para esa etapa de reformulación de la imagen.

Algo de ruido siempre es necesario en esos procesos y por lo que sabemos todo conspiraba para que fuesen Acebes y Zaplana los chivos expiatorios ofrecidos en el altar del sacrificio. No parece que eso fuese un obstáculo grande en el camino. Nada difícil de pactar entre caballeros siempre que medie la debida confianza entre todos ellos. Buscar un acomodo a los defenestrados no parece que fuese muy difícil.

Algo falló en el esquema. Unos interpretan que la operación “puertas abiertas” para el dúo A-Z debía convertirse en el trío A-Z+R pero que debía ejecutarse en dos tiempos, para perfilar un pacto de familia que acordase un nuevo liderazgo a dos o tres años. Rajoy debía en ese interinato gobernar el partido en las mejores condiciones y tratar de gobernar la crisis con delicadeza.

Algo se torció. Pedro J y Federico debieron preguntar que hay de lo nuestro y Rajoy les debió dar pistas de que entraban en el paquete de la operación. Como es lógico, tales personajes, insuflados de vanidad infinita y dotados de una metodología de intervención política ya muy probada basada en el chantaje decidieron constituirse en un lobby de presión contra Rajoy, al que nunca han bienquerido.

Lanzaron a la audaz Esperanza representante a su vez de un grupo de intereses muy localizado en determinados estamentos del poder civil y empresarial. Pero la señora, desfachatada y valiente, no está dotada precisamente de capacidades políticas para sumar y además se había quemado en los meses previos a las elecciones con su particular guerra con el alcalde Gallardón.

Esperanza se dio cuenta al tiempo de que no era llegado su momento y prefirió retirarse a un segundo plano. Pero la operación tenía necesariamente que seguir pues de lo que se trata es de evitar que Rajoy llegase íntegro al congreso de Valencia.

Lanzan al ruedo a Mayor Oreja, a Cascos y a algún chiquilicuatre. Y Rajoy se los come con cachelos con el hábil y eficaz sistema de “como quien oye llover”.

Hace falta poner mas teatro. Encuentran una nueva lideresa: una María San Gil, poco dotada para la política pero un icono para los suyos. Todo indica que las próximas elecciones en el País Vasco no van a ser un paseo para el PP. Antes al contrario, pueden significar un nuevo desastre que evidencie la incapacidad del partido para abrirse un hueco en la política vasca distinto del de representar las esencias del españolismo. Y María ve que el intento de Rajoy de ponerla en el grupo de la ponencia congresual no es otra cosa que sumarla a su operación para luego compartir con ella el previsible desastre electoral. María se lanza al escenario con un montaje infantil y colegial que le lleva a perder hasta el respeto de sus propios y devotos seguidores vascos. Y otra mas que tiene que retirarse del juego. El episodio de Ortega Lara no deja de ser un añadido postizo en esta operación.

Ya solo queda espacio para una operación a la desesperada. Meter a Aznar en el juego y ponerle a la cabeza de la manifestación. Pero este no puede volver si no es en un clima emocional que le justifique. Y en esas es cuando a los aguerridos inspiradores de la bronca no se les ocurre otra cosa que sacar a la gente a la calle. Resultado: el ridículo. Unas pocas criaturas desprovistas de dirección salen a la calle a divertirse a cuenta de la pobre María. No es ese el clima mas propicio para que el amigo de Bush interprete que las bases le necesitan.

Están buscando desesperadamente a una figura para que les represente. Y tropiezan una y otra vez en la misma piedra. Que no hay material humano de suficiente nivel. Costa es un frívolo con un historial a sus espaldas que solo le puede perjudicar. Pizarro todo el mundo sabe lo que puede dar de si. Los chiquilicuatres como Arístegui no son capaces ni de convencer en su comunidad de vecinos. Y Esperanza….no se encuentra a gusto en medio de un espectáculo circense y además no cuenta con equipos propios que la respalden. Y encima no es diputada con lo que resulta prácticamente imposible competir con Zapatero.

Esperemos acontecimientos. Pero me permito opinar que las aguas han llegado a su máximo nivel en la fase actual. Y que Mariano Rajoy podrá llegar vivo al congreso de Valencia. Si sus adversarios no son capaces de armar una candidatura alternativa de cierto nivel preferirán guardar sus espadas para próximas batallas que se les presenten mas propicias. Por ejemplo después de las elecciones vascas.

Ahora bien la capacidad enredadora de Pedro J y compañía es legendaria y no sería de extrañar que inventasen una y otra operación de acoso y derribo. La operación Vía Crucis. Para los poco amantes de las tradiciones me permito recordar los pasos:

-Rajoy condenado a muerte. Por esa estación ya hemos pasado.

-Rajoy cargando con la cruz. Tener que llevar la cruz de haber echado del partido nada menos que a dos santos y mártires como Zaplana y Acebes.

-Rajoy cae por primera vez con la cruz. Me da la sensación de que en esos días de Zaplana y de Rajoy pasó algo de eso.

-Rajoy se encuentra con la virgen. Eso ha sido la entrevista con María San Gil

-El cirineo ayuda a Rajoy a llevar la cruz. Ese es Gallardón

-La Verónica enjuga el rostro de Rajoy. En el papel Dolores de Cospedal.

-Segunda caída de Rajoy. Justo en estos días con los manifestantes gritando “Barrabás” en Génova. Como no va a caerse.

-Rajoy consuela a las hijas de Jerusalén. El cónclave que le ha preparado Gallardón esta mañana.

-Rajoy cae por tercera vez. Esperemos acontecimientos. Una retirada de alguien, pongamos que Mayor Oreja anuncia que no volverá a presentarse a las elecciones europeas o mejor todavía que presenta su candidatura para la presidencia del PP?

-Rajoy despojado de sus vestiduras. Eso no puede ser otra cosa que la retirada definitiva y explícita de al confianza de Aznar, aquel que le vistió.

-Rajoy clavado en la cruz. Algo estarán pensando. Alguna maldad de última hora. Un muerto en el armario. Que se yo, tampoco soy adivino.

-Muerte de Rajoy. Si es que lo consiguen: su derrota en el Congreso

-Rajoy en brazos de su madre. Le agradecen los servicios prestados

-Rajoy en el sepulcro. Apaga y vámonos.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...