5 de febrero de 2012

Paz, salud y felicidad. El Congreso del PSOE



Estos días atrás he estado tentado de escribir en el blog sobre el congreso del PSOE. Incluso pergeñe en distintos momentos algún que otro folio. Es lo malo que tiene esto de Internet. Escribes porque tienes espacio para escribir al margen de lo pertinente del tema o de tus capacidades. Máxime cuando prácticamente todo lo que puedas decir ya ha sido dicho.

A toro pasado parece más fácil explicarse los resultados del congreso. Los delegados, casi todos ellos personas con cargos públicos u orgánicos, han optado por la seguridad y la solvencia de Rubalcaba. Desde su punto de vista, y seguramente desde el punto de vista de la mayoría de los cercanos al Psoe, es la solución mejor. Los gritos, la sobreactuación de Carme Chacón, han llevado al ánimo de los militantes una cierta cautela. No parece que el partido necesite en esta fase ponerse en manos de una persona que no controla sus emociones y confunde un congreso de dirigentes con un mitin en un polideportivo. Puede que esa forma de presentarse en el congreso haya dirigido el voto de los que dudaban hacia la otra candidatura. La felicitación de Rubalcaba a Chacón por su “excelente discurso” suena mas como coña marinera de Santurce que sincera felicitación.

Mi propia interpretación. El sistema de partidos español cada vez se asemeja más al de los turnos canovistas y sagastinos de la Restauración. Y no crean que lo digo con tono despectivo. Últimamente suelo ver ese periodo histórico español con buenos ojos, No fue fácil atravesar el final de un imperio y resolver pleitos dinásticos, territoriales e ideológicos como los que aquejaron a nuestro país a lo largo de más de un siglo. Nuestras décadas de plata y de oro de la cultura, la ciencia y el arte que vivimos en el primer tercio del siglo XX fueron hijas de aquella etapa histórica por ejemplo. Todavía no las hemos superado en esplendor.

Nuestro sistema institucional, en el que tienen una decisiva importancia las normas y leyes electorales, hace posible la alternancia entre las fuerzas mayoritarias. PP y PSOE se sucederán uno a otro hasta que el sistema colapse. Con eso cuentan los estrategas del PSOE y a eso se reduce el ámbito de la soberanía popular. Entre Pepsi y Coca usted elije. Un poco mas de laicismo en la receta por aquí, un mayor toque libertario por allá…Incluso en momentos de crisis el sistema aceptaría innovaciones profundas en la fórmula: coca contra tónica por ejemplo. Siempre que no se alteren los equilibrios fundamentales por supuesto, que se reducen a bien poco: monarquía, unidad indisoluble de la patria, sistema económico basado en el mercado, ciertos desarrollos del estado social, ley electoral y esas cosas.

Todo consiste en esperar que el gobierno de turno se equivoque y que el alternativo configure una oferta aseada de cambio. En esas circunstancias de lo que se trata ahora para el PSOE es ir configurando liderazgos locales y territoriales que puedan presentar mejor aspecto que los actuales. El programa tiene una importancia relativa. El relevo ordenado de las cúpulas es mucho más decisivo. Rubalcaba ofrece una garantía para llevar adelante ese tránsito. Puede dirigir las operaciones en el aparato con mayor solvencia y seguridad que la periférica Chacón. Para los desencantados, siempre los hay, el sistema ofrece compensaciones: europarlamento, fundaciones, actividad parlamentaria, etc.

Eso ha sido todo. He estado a punto de mandar a la papelera este escrito pero me he dicho que no tengo obligación de servir a mis lectores productos de calidad. Total para lo que me pagan. Y además es que tengo que quitarme este rollo de la cabeza. Ya está bien de congreso sevillano. Paso página
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...