22 de febrero de 2012

¿Era Hugo Pratt, el autor de Corto Maltés, masón?



A finales de los 70 me convertí en un voraz lector de las aventuras en comic del Corto Maltés. Eran años en los que la lucha política en España declinaba en sus afanes revolucionarios pues tocaba asentar el debil entramado de la naciente democracia. Puede que leer las aventuras del heroe mediterraneo fuesen una especie de compensación sentimental de aquellos tiempos brumosos en los que los jóvenes rebeldes estábamos convirtiéndonos en unos adocenados defensores de la transición.

Corto tenía el desparpajo del aventurero sin sujección a norma o a partido. Sus historias alentaban el espíritu internacionalista de nuestra generación y nos daban la fantasía que nuestras calles nos negaban. Si no era posible la revolución en nuestro mundo que por lo menos los sueños fuesen libres. Corto alternaba amigos y enemigos de los mas exótico posible. Judios malencarados, marinos patilludos con historias criminales, capitanes intrépidos y mujeres apasionadas en cada puerto.

Intuiamos que Corto debía de pertenecer a alguna que otra logia clandestina. En Fábula de Venecia alguien le pregunta ¿usted no será franc-masón?. Contesta el Maltés: yo soy solo un franc-marino.

Todo esto viene a cuento de la celebración de una exposición en París sobre nuestro personaje. Resulta que desde el quince de Febrero y hasta Julio de este año en la sala de exposiciones del Museo de la Francmasonería., perteneciente al Grande Oriente de Francia se exhibirán materiales gráficos relativos a las conexiones masónicas de nuestro amigo a través del análisis de sus propias aventuras. Parece que Hugo Pratt, el autor del comic, perteneció en su momento a una logia masónica veneciana.

Cartel de la exposición sobre Corto Maltés y Hugo Pratt


Para los que no lo sepan el museo está en la famosa, divertida y multirracial  rue Cadet, de la que ya les he hablado en estas páginas. Ya saben, si pasan por París y les gustan las historias del Corto Maltés tienen ustedes un motivo para acercarse a uno de los barrios de mas sabor de París. Si pueden luego de la exposición pasen por un restaurante que les va a encantar: el Chartier en la rue del Faubourg Montmartre. Está muy cerca. En el Chartier entrarán ustedes en la auténtica atmósfera del París de principios del siglo XX, la era del Maltés.

Una cosa mas: ¿saben ustedes donde se pierde el rastro del Corto Maltés?. A ver si lo aciertan. Solo tienen que leer con atención alguno de los materiales linkeados en este post.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...