20 de diciembre de 2010

La vida es una tómbola y en Navidades una lotería.


Madrid en Navidad, originalmente cargada por Adri H.


Juego a la lotería de Navidad forzado por las circunstancias sociales. La familia, el trabajo, los amigos, el bar donde tomas el café y hasta las ONGs en las que militas te obligan a optar entre convertirte en un paria social, descastado y misántropo o tragar con el rito del decimito por aquí, la participación por allá, etc.

Conozco a unos pocos que se rebelan ante tal costumbre. En las empresas suelen ser marginados. Los cuñados les miran mal. Creo que en el fondo no merece la pena jugarse el prestigio social por unos cuantos euros al año. Es mejor tragar.

No soy jugador por naturaleza. Creo que eso lo mamas en familia y en la mía el lema era el de “la mejor lotería es el trabajo”. Así me ha ido en la vida. Pero como decía antes, en Navidad me convierto en jugador y hasta calculo que cosas hacer si me toca la lotería. La frase famosa de “tapar agujeros” me parece una genialidad propia de pueblos dignos. Con la lotería de Navidad nadie pretende dar el pelotazo, salvo si te toca todos los años como a Fabra. Para el pelotazo hay otras instituciones de juego que parecen mejores como la lotería primitiva o la especulación inmobiliaria.

Incluso sueño con números. Esta noche me he despertado ansioso por apuntar rápidamente en un papel y evitar que se me olvide el número de la lotería que va a ser agraciado con el Gordo el día 22, es decir, pasado mañana mismo, y que en el sueño se me ha revelado.

He oído que este año existe una innovación en el sistema de distribución de los billetes. Que puedes pedir el número que quieras y te lo venden en un formato de papel editado electrónicamente. Allá que me he ido a una administración –que bonita y antigua palabra- de lotería para llevarme el triste desengaño de que ya está totalmente vendido o distribuido. Lo intentaré de todas formas hasta el último momento.

Es número de mi sueño es el 56522. Si resulta que sale y yo no llevo ni un euro en participaciones por lo menos quedarán acreditados mis poderes como gurú. Y seguramente eso me resultará mas rentable que el propio premio. Si no sale se demostrará una vez mas que los sueños sueños son.

Por último y para dar a esto un toque político práctico. Parece que el gobierno quiere privatizar la Lotería Nacional. No lo entiendo. Para algo que es rentable. No se cuáles serán las razones para ello como no sean las puramente financieras. El recaudar ahora un capital a cambio de renunciar a los hermosos beneficios de cada año. Tengo entendido que la administración de loterías en España funciona con un bajísimo coste de gestión. Incluso que en la fase de la distribución el negocio ya está privatizado por la vía de las concesiones. No sé de donde una empresa privada vaya a encontrar mas rendimientos como no sea reduciendo los premios o haciendo trampas. Lo primero no creo que ningún gobierno lo consienta y lo segundo no lo consentirá la ley. Por lo tanto como no entiendo la jugada si algún amable lector mas informado que yo la conoce se agradecerán comentarios.

Que dios, no sé si después de la reforma ortográfica va con mayúsculas o minúsculas, o los niños de San Ildefonso se acuerden de mí. Y que el premio esté muy repartido. Entre parados de larga duración, pueblos con crisis industrial, inmigrantes y todo tipo de personas necesitadas. Si les toca a ellos yo ya me siento premiado.

POSDATA

Un día despúes de escribir esto vi en un blog que sigo un artículo que remite a un estudio en profundidad sobre la lotería de Navidad. En esos enlaces se aclaran muchas cosas sobre el fenómenos de la lotería. ¿sabía usted por ejemplo que cada español se gasta de media 75 euros en este sorteo?. Como veís hay gente pa tó.

Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...