25 de diciembre de 2010

Asesinato de un joven saharaui en Navidad



Hace dos días se supo que un policía marroquí había disparado un tiro a la cabeza a un joven saharaui. El joven llamado Said Sidahmed, iba a cumplir 27 años el 1 de enero. Su familia no tuvo la ocasión de acompañarle sus últimas horas en el hospital en estado de coma. Al contrario, tuvo que sufrir las amenazas del gobierno marroquí combinadas con la oferta de dinero a cambio de su silencio.

Tal como cuenta el diario Público, sus hermanos Lehbib y Jamila relataron “que todo ocurrió en la madrugada del miércoles, a las dos y media de la mañana. Tras el partido de fútbol, Said se había quedado un rato con un amigo. El joven salía solo de un cibercafé próximo a su casa cuando dos agentes de la policía lo interceptaron. "Le pidieron la documentación, pero él no la llevaba consigo. Entonces comenzó una discusión y le dispararon". A bocajarro. Entre los ojos. "No era activista ni estaba metido en nada, el único problema es que iba sin identificación; en realidad esto le ha ocurrido simplemente por ser saharaui".

El video del encabezamiento recoge las palabras de la madre de Said. Son estremecedoras y las que me han animado a contar la historia en un día de recogimiento como corresponde a las fechas de nuestra Navidad.

Este es su testimonio traducido:

"Le han disparado a la cabeza y le han operado para extirparle el proyectil. Esto no se lo deseo a nadie.

Llevo todo el día esperando ver a mi hijo. He sufrido y gritado pero no me dejan entrar a verle. En cambio han ido a por mi casa; han derribado las puertas y la han destruido.

Llevo todo el día sufriendo y no me permiten entrara a ver a mi hijo. Está conectado a las máquinas. No respira ni se mueve. Los encomiendo a dios todo poderoso por lo que le han hecho. Se que lo harán a muchos mas.

Quien mas les queda; a todo el pueblo le han afligido dolor: a unos los han secuestrado, a otros los han encarcelado; a otros tantos han torturado y extirpado hasta los ojos.

Han arruinado y desgraciado la vida a todos. Están acabando con este pueblo; están acabando con este pueblo; están acabando con este pueblo.

¿Dónde están los musulmanes?

Si alguien se quiere mover es hora que lo haga. Los que no han perecido lo harán muy pronto."

Esto ya no se puede ocultar por más tiempo; ya no se puede ocultar.. Nos encomendamos a Dios."

Hasta aquí las palabras de una madre. Por lo que a nosotros se refiere ya no sabemos a quién encomendarnos.A qué autoridades internacionales hacerles llegar estas palabras. A qué público. Como hacer comprender que es todo un pueblo el que está siendo exterminado delante de nuestros ojos.

Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...