22 de julio de 2010

Anochece en la Ria de Ribadeo


La luz de la última hora del día tiene una textura casi física. Dulce, sólida, a veces pesada y tensa.
Se difuminan los contornos. Y los rayos de sol ofrecen a la vista volumen y forma y colores hundidos en la memoria.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...