13 de enero de 2007

Por la paz, por la libertad. Contra el terrorismo. Todos a Cibeles.

PAZ

Habré asistido a cientos de manifestaciones. En la primera, Octubre del 67, con dieciséis añitos, fui detenido. Para los poco conocedores de la realidad de aquellos años habrá que decir que las manifestaciones de entonces eran por definición ilegales. Salvo que te manifestases en la Plaza de Oriente para gritar Viva Franco. Algo así como lo que pretenden algunos para nuestros días: que solo se pueda manifestar el PP y la AVT con la bandera del águila de San Juan. Es por eso que pide Rajoy que se suspendan las convocadas para hoy. Menos mal que en nuestros días solo pueda pedir la suspensión y no pueda declarar aquello que decía el presidente de honor del PP- el viejo, no el joven- “la calle es mía”.

Las manifestaciones de entonces, aparte de no poder ser anunciadas en los medios de comunicación, eran simples concentraciones de gentes paseando de arriba y abajo por las calles. Se convocaban por panfletos, octavillas y boca a boca. En algunas había más guardias, los grises, que manifestantes. Si el bullicio de la calle o el número de personas lo permitían los más avisados daban el “salto” y empezaban a gritar las consignas del momento. La consigna mas coreada era siempre la de “libertad”. Al momento acudían las fuerzas del orden con sus porras e instrumentos de represión y practicaban detenciones multitudinarias. Otro formato de manifestación, muy usado por los universitarios, era el llamado “comando”. Consistía en organizarse en grupos y definir un punto de “salto” con muy poca anticipación. Duraba lo que tardaba la policía en aparecer y por definición nunca llegaban a ser numerosas.

Las manifestaciones de hoy son más aburridas. No tienen el riesgo de aquellas pero resultan más impactantes socialmente. No tanto como algunos se creen pero es verdad que una manifestación de gran asistencia ciudadana puede determinar mucho en una situación política concreta. Recuerdo por ejemplo como la manifestación contra los asesinatos de los abogados de Atocha fue decisiva para incorporar al PCE al proceso de transición. También fueron muy eficaces las manifestaciones de la guerra de Iraq. Si se dan las condiciones precisas las manifestaciones pueden contribuir a deteriorar a los gobiernos. Pero también pueden servir para refrendarles. Esperemos que da de si la de hoy por la paz y contra el terrorismo. Creo que va a marcar un antes y un después en el clima político que vivimos.

Pero pretendía hablar de otra cosa también. Estoy cargando mi MP3 con la música que considero oportuna para acompañarme en la manifestación. Es un vicio este del aparatito que he contraído de nuevas. Para compensar el abandono de otros vicios puede ser. Y esto es lo que he cargado:
Rossini y España. Música para clarinete de la España Romántica
Romantic Callas
Astor Piazolla. Libertango
Penguin Café Orchestra. Sign of life....

------------------------------------------------------------

Y Cibeles se llenó. Y la plaza de Colón. Y Alcalá. Y hasta la calle Génova. Y se recordo a dos victimas tan dignas como las que más: Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Y no se insultó al PP. Paz. Libertad. Contra el Terrorismo. Esos eran los gritos que tanto preocupaban a Acebes, el que creia que la cosa iba contra ellos, el que llamó miserables a los que no se creyeron sus mentiras el 11-M. El hombre del futuro del PP, el que está destinado a encabezar el cartel electoral del futuro, una vez descabalgado el señor No, antes Rayoy.

Esta afoto es mia. Para ver mas mas fotos ir a la colección de Brocco Lee

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...