30 de marzo de 2012

Diciendo NO por las calles de Madrid


Movimiento 15M de Chamberí en la Plaza de Olavide en una comida popular. Tres de la tarde
La Gran Vía desierta. Cinco de la tarde


Dos seguidores del Hannover algo perjudicados
El comercio abierto pero vacio por la huelga de consumo. Lhardy


Vista general de la mani
Sujetando a la fotógrafa
Familias, perros y bicis



Niños atentos a los detalles

El dirigible de Comisiones

Eslóganes a la medida de cada quien







Luis y Paco se lo pasan bien.


Ayer Madrid era una fiesta. Como en las tardes de toros antiguas el pueblo de Madrid llegaba desde los cuatro puntos cardinales al centro de la ciudad. Jóvenes del sur, familias enteras por el este y el oeste y multitudes de trabajadores de todas las clases, tal como rezaba la constitución de la II República, emergían desde las bocas de metro. Los automovilistas posiblemente intuyendo la movida apenas circulaban por el centro. Los dispositivos policiales desviaban el tráfico imbuidos del mismo presentimiento de las multitudes.

A todo esto el suelo por el que caminábamos estaba alfombrado de las basuras que los servicios de limpieza que debieron sumarse a la huelga de forma masiva no habían retirado. Daba lo mismo para la fiesta. Todo era confeti festivo a los ojos de los viandantes. Muchos turistas despistados retrataban, si acaso les quedaba la presencia de ánimo adecuada, los acontecimientos. Otros se limitaban a buscar líneas de fuga en el entramado callejero. Imposibilitados de acceso a los transportes especializados caminaban ojipláticos entre las muchedumbres. Un japonés en un impecable spanglish me preguntaba que era aquello. General strike, amigo. ¿Acaso iba a estar el aeropuerto cerrado mañana? No, hombre, tranquilo. Mañana habrá acabado todo.

Vi a muchos amigos. Pasaron por delante mio y no les pude saludar Víctor Díaz Cardiel, Jaime Sartorius y tantos otros. Pude departir a ratos perdidos con Luis, con Fernando, con Laura (me dice Laura, que gran ejemplo, en Brasil están siguiendo las cosas de España con pasión…que exagerada), con Jaime Masip y otros mas.

Niños en carritos, ciclistas que se empeñaban en caminar con sus máquinas entre el bullicio (llevaban todo el día practicando el nuevo deporte del ciclismo piquetero), portadores de pancartas recreativas y artesanales con ingeniosos eslóganes. Una niña con su pancartita que rezaba con letra infantil por un lado “Por mi futuro” y en el otro “En lucha”. Seguidores del Hannover que esa noche jugaban contra el Atlético. Entre las cervezas que trasegaban y las dificultades del tráfico dudo que llegasen al estadio Calderón en las debidas condiciones. Perdieron por cierto.

Estuve un rato paralizado, no de terror precisamente, en la esquina del Círculo. No se podía dar un paso ni a izquierdas ni a derechas. El ruido incesante del helicóptero policial. Por cierto ¿saben ustedes que el helicóptero fletado habitualmente por la prensa ayer no tuvo permiso, por primera vez en estos años, para volar y obtener imágenes aéreas de la manifestación? Ya digo, mucha gente. Cuando la cabeza de la manifestación salía de Neptuno una gran parte de la Puerta del Sol y de la calle Alcalá estaba abarrotada y ríos de gente bajaban por Gran Vía y tenían dificultades para incorporarse a la marcha.

El gobierno hace como que no se entera y la patronal habla de dejar pasar el día. Mucho me temo que algo se ha roto en el equilibrio político de nuestro país. Si las elecciones andaluzas y asturianas han supuesto una parada y freno a las ínfulas del PP, la presencia en las calles de millones de ciudadanos, mucho más indicativas del ánimo civil que la propia huelga, suponen un factor nuevo a tener en cuenta.

Creo que el éxito no se debe solo al esfuerzo de los sindicatos, que también, sino al constatable ánimo de nuestra ciudadanía. Están viendo como se ríen unos y otros de la gente. Como están cubriendo y tapando el problema de solvencia de los bancos a toda costa, como están cargándose todo un derecho laboral conseguido en decenas de años de lucha y encima aprovechando el problema de los cinco millones de parados como excusa para someter las leyes a un cambio que deja sin protección a millones de trabajadores.

Vendrán, estos días lo veremos en torno a los presupuestos, tiempos peores y la gente, incluyendo a muchos millones de votantes del PP desencantados, se darán cuenta de la necesidad de cambiar las cosas. No sabremos por donde empezar más allá de decir no. Seguramente no encontraremos entre las voces de los políticos un motivo de aliento o la demostración de la existencia de caminos alternativos a la crisis. Puede que los sindicatos necesiten hacer algo más que convocar huelgas y manifestaciones y lanzar discursos épicos cargados de palabras antiguas. Pero algo iremos ganando por el camino de decir no. Es una de las cosas más difíciles del mundo eso de decir no. Aquí tienen una lista en distintos idiomas para ir practicando:
Ingles - no
Italiano - no
Francés - pas
Alemán - nicht
Croata - ne
Portugués - não
Polaco - nie
Sueco - inte
Checo - ne
Finlandés - ei
Holandés - niet
Rumano – un
Ruso- niet
Japonés- ie

Que bien se lo pasa uno llenando las calles de las ciudades y diciendo no. Ya llegará el día del si quiero. Delante del juzgado o de las urnas. Pero para eso hace falta echarse novia antes. En esas estamos.

ACTUALIZACIÓN 30 de Abril 2012. Mas arriba digo que no dejaron volar al helicóptero que fletan los medios de comunicación mancomunadamente para obtener imágenes. Realmente lo que sucedió es que le dieron órdenes de volver antes de terminar el reportaje. Pero les dio tiempo a recoger imágenes que a pesar de su parcialidad demuestran la impresionante afluencia  de público que se  movilizó en Madrid. Aqui tienen el enlace al video:

http://elpais.com/politica/2012/03/30/actualidad/1333127328_269491.html




Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...