25 de octubre de 2011

Secuestro de cooperantes españoles en el Sáhara


Manifestación en Madrid a favor del pueblo saharaui.


Parece que con el secuestro de los cooperantes españoles en los campamentos saharauis de Tinduf algunos quisieran proclamar el levantamiento de la veda para practicar la caza  del Polisario. Veamos los hechos y dejémonos de especulaciones que a nada conducen:
-Unos elementos desconocidos y armados penetran en la región de Tinduf y llegan exactamente a las dependencias donde se alojan algunos de los cooperantes internacionales. Rabuni es el nombre del complejo gubernamental saharaui en el que se han producido los hechos. No todos los cooperantes tienen su alojamiento en estas instalaciones pues como muchos saben la mayoría prefieren convivir directamente con la población saharaui en sus jaimas y casas particulares. Rabuni es el centro de coordinación de la actividad internacionalista del Polisario y de la RASD. Por esas dependencias han pasado miles de personas a lo largo de más de treinta años de existencia. Yo mismo tuve la ocasión de visitar y residir en Rabuni en el año 1981. No es por lo tanto un centro de alto secreto ni un recinto desconocido. Posiblemente sea Rabuni el centro saharaui de más fácil localización desde el punto de vista de la seguridad.
-Esa unidad militar agresora entra a sangre y fuego en los dormitorios de algunos cooperantes y consigue secuestrarlos.
-Ninguna autoridad o portavoz oficial del Frente Polisario ha mantenido que se hubiese conseguido perseguir a los autores de los hechos como algunas fuentes han manifestado. Solo sectores identificados por Europa Pres como opositores interiores al Polisario y otras fuentes supuestamente relacionadas con las poblaciones saharauis han proclamado que los secuestradores estaban siendo perseguidos de cerca e incluso rodeados. Se me escapan las razones de esos testimonios a todas luces sin fundamento. Incluso han llegado a proclamar que el ejército saharaui habría penetrado en territorio mauritano en persecución del grupo criminal. Cualquier observador sabe que esto resultaría un procedimiento altamente contrario a las prácticas habituales de un movimiento como el Polisario respetuoso como el que más de las fronteras legales. Solo con el hecho de difundir esa información se está haciendo un daño tremendo a la imagen del Polisario y de la RASD.
-Algunos portavoces saharauis han llegado a afirmar que los secuestradores pertenecen a Al Qaeda del Magreb pero en los comunicados oficiales nadie se ha pronunciado con tanta contundencia. Tampoco lo han hecho las organizaciones de apoyo al pueblo saharaui.
-Los gobiernos de España y de Italia están manteniendo un perfil informativo bajo como corresponde a la habitual política de comunicación en estos casos. Ni afirman ni desmienten posibles autorías.
-La prensa en general se limita a especular y a difundir los escasos comentarios que nacen de las fuentes oficiales. Poco mas pueden hacer excepto presentar los hechos desde el famoso punto de vista humano mediante la búsqueda de entrevistas con los compañeros, familias y amigos
- En el caso de Marruecos, tal como proclaman sectores de su prensa y portavoces oficiales, siguen en el viejo empeño de vincular al Polisario con Al Qaeda bien sea en la versión de la existencia de relaciones estrechas entre el movimiento saharaui y los salafistas, visión constantemente desmentida por los hechos, bien en la interpretación de la falta de seguridad en la región de Tinduf debida a la inconsistencia del poder saharaui y/o la dejación del gobierno argelino. Incluso se han permitido difundir esas interpretaciones durante la visita oficial de la ministra española de Asuntos Exteriores a Rabat. Aprovecho para decir que la viveza del ministerio al desmentir las versiones sobre la autoría salafista hubieran debido producirse con mayor contundencia en este caso a la vista del peligro que contienen las declaraciones marroquíes en relación con los equilibrios políticos en la región. Parece que la ministra se siente obligada a practicar el arte de la diplomacia de forma distinta según sea el interlocutor.
-Por último creo que es necesario decir que en el mundo de los amigos de los saharauis estos hechos han despertado pasiones y suscitado interpretaciones en algunos casos extravagantes. Me imagino que lo mismo está ocurriendo entre las poblaciones saharauis de los campamentos. La conmoción suele a veces alterar el entendimiento. Son muy numerosos los mensajes y testimonios en redes sociales en los que se vinculan los hechos a la larga mano de Marruecos. Estas interpretaciones no dejan de ser especulativas.
Y ahora vayamos a las interpretaciones que uno puede lanzar con la mayor cautela posible y sin perjuicio de que los hechos nos desmientan.
Incluso desde un punto de vista internacional si a ese atentado termina por demostrarse que es obra del salafismo, el Polisario demostraría que  nunca ha formado parte ni por activa ni por pasiva de esos movimientos. Una vez más se demostraría el carácter civil y democrático del movimiento saharaui.

No quiere decir esto que Marruecos no esté detrás de los acontecimientos pero nunca sería con el objetivo de persistir en sus burdas interpretaciones sobre las vinculaciones del Polisario con los movimientos salafistas. Si acaso les serviría para poner en evidencia que el "estado saharaui" es vulnerable al salafismo de una u otra manera. ¿Y qué? Tan vulnerable como los propios estados de la región en el peor de los casos. Otra vinculación posible sería la de demostrar a los poderes saharauis su larga mano para forzar una salida a las negociaciones. Algo así como decir a los saharauis: ojo que vosotros no tenéis fuerza para luchar contra el fenómeno salafista. Necesitáis la protección de un hermano mayor. Una posible derivada de una estrategia de este tipo sería la de provocar distanciamientos entre los saharauis y los argelinos y a eso responderían las declaraciones del ministro de asuntos exteriores de Marruecos delante de nuestra ministra. Yo no descartaría incluso alguna "razón" distinta que se me escapa como pudiera ser la de provocar un movimiento defensivo de las autoridades saharauis que produjese daños en el tejido social saharaui: delaciones, proclamación de un estado de excepción interior, etc. y que pudiera ser aprovechado por los sectores opositores.

En cualquier caso tiempo habrá para determinar hechos y sacar consecuencias estratégicas. Lo importante ahora es centrar la acción en:

-contribuir al salvamento con vida de los cooperantes como principio fundamental
-cooperar por parte de las autoridades de la región, empezando por las saharauis, con los estados español e italiano con todas las consecuencias
-apuntalar las estructuras de soporte a las misiones de cooperación y el clima de entendimiento
-proclamar la identidad saharaui a favor de los valores democráticos y en contra de toda visión fundamentalista de la política
-y lo último, que no lo primero pero también, demostrar al mundo que la falta de resolución del último conflicto territorial y colonial de nuestro tiempo: la autodeterminación del pueblo saharaui, está en la base de los problemas de enfrentamiento de los estados de la región y que a Marruecos no se le debe consentir ni por lo más remoto mantener en suspenso la solución final del conflicto. Que en estos momentos el peligro de enfrentamiento potencial entre Marruecos y Argelia constituye una derivada más indeseable que nunca a la vista de los antecedentes libios y de los problemas económicos internacionales. El mundo no está para bailarle el agua al reino de Marruecos y mucho menos a cuenta de los movimientos de fuerzas reaccionarias como las que se encuentran detrás de los acontecimientos de Rabuni.
Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...