18 de marzo de 2009

Demagogia para cargarse el sistema público de salud de Madrid


¡Hospital ya!, originalmente cargada por Brocco Lee.

Se está hablando mucho en Madrid del plan de Esperanza Aguirre para unificar en una sola zona toda la asistencia sanitaria de la región. Según se dice mediante ese plan se pretende que los usuarios del sistema de salud, todos lo somos, podamos elegir libremente al médico de familia, a los especialistas clínicos e incluso el propio hospital en el que nos atiendan. Para ello se considera necesario unificar en una Área Única de Salud todos los actuales distritos sanitarios en los que está organizado actualmente el sistema.

Vayamos por partes con el fin de aclararnos las ideas y conocer que se esconde detrás de tan aparentemente sencillos y razonables postulados. Le he preguntado a Isabel, mi experta de referencia para estos asuntos, su impresión y esto es lo que me ha contado:

1.- La libre elección es algo deseable, pero no a costa de otras medidas muy necesarias como por ejemplo dar una "asistencia integrada" que es por lo que se lucha en estos últimos años en países que tienen una organización similar a lo que quiere ahora quitar Esperancita.

2.-Integrada quiere decir que haya continuidad entre el médico de familia y el especialista (importante el sistema de información), que los especialistas se coordinen entre ellos. El área de salud sirve para eso y para definir políticas de salud públicas especificas de cada territorio o ámbito. Que cuando no puedes ir al centro de salud venga a verte tu medico, como se hace ahora, con la medida que proponen serán dos sistemas distintos.

La libre elección de médico de familia ya existe en la zona básica desde hace muchos años. ¿sirve de mucho romper otros elementos esenciales para que se pueda elegir un medico que implica desplazamientos, que no irá a tu casa, que se situara en un sitio distinto de donde tú haces los tramites y que además, salvo contadas excepciones, no conocerás más?.

Para que haya libre elección de verdad (salvo los propios sanitarios, es raro que el resto de los ciudadanos sepan quién es mejor o peor, salvo de oídas) tiene que crearse un sistema de acreditación de centros y profesionales que informe de forma comparada sobre los resultados de calidad -y no solo de cantidad- de los mismos. Esto tiene bastantes dificultades técnicas, en algunos países se hace algo similar. En España aunque fuese fácil técnicamente su implantación requiere tiempo ya que debe demostrar independencia, dar confianza, y ser aceptado por los implicados. Esta acreditación nunca la puede hacer el servicio de salud responsable. Tiene que ser una agencia independiente.

3.- Las Áreas de Salud definidas en La Ley General de Sanidad (no derogada, y de ámbito nacional) tienen por objetivo principal la ordenación de los recursos de forma equitativa entre los diferentes territorios y a la vez teniendo en cuenta las especificidades de cada uno (no es lo mismo lo urbano que lo rural, la población dispersa que la concentrada, la que tiene mas inmigración que la que no, la diferentes tasas de natalidad etc...

Gracias a ello se ha conseguido en nuestro país tener una red amplísima de centros de salud y hospitales por todos los territorios. En estos momentos son pocos los habitantes (de sitios muy alejados y aislados por ejemplo Asturias, Pirineo...) que estén a más de una hora de un hospital. Antes de la Ley General de Sanidad prácticamente el 90% de las camas hospitalarias se situaban en las capitales de provincia.

4.- La medicina actualmente se realiza en equipo. Aunque uno tenga o deba tener un médico responsable (también en la especialidad que se necesite) van a ser varios los que actúen sobre el paciente (sea este o no consciente de ello). En algunas especialidades existen subespecialistas, y así por ejemplo puedes elegir uno de digestivo pero será otra más especialista en endoscopias el que te lo haga. De esta forma si se descuentan todos los médicos que son subespecialistas tampoco podría elegirse entre tanto, pero sobre todo rompes la labor de equipo lo que redunda en una peor calidad.

5.- Ya actualmente existe una "especie" de libre elección llamada "segunda opinión" por la que todo paciente puede optar. Lo primero que habrá que solucionar sería la gestión de esta opción que es farragosa.

6.- La idea de que el dinero sigue al paciente es peligrosísima porque ¿que parte del dinero le sigue? La financiación de un centro abarca muchas tareas a parte de las asistenciales a cada individuo. Se podría llegar a lo que explica que ha pasado en Inglaterra.

7.- POR ULTIMO, detrás de esta medida de libre elección hay una clara idea de privatización. Porque tal como se propone el paso siguiente nada difícil será que puedas ir a un medico a su consulta privada y que el sistema público se lo pague.

8.- Hay que tener en cuenta que la libre elección que plantea Aguirre va unida al área única por tomar como ejemplo cómo funciona la asistencia privada. Una de las mayores críticas que hacemos muchos a la medicina privada es precisamente el desorden asistencial sobre el enfermo. Para caso el de una amiga mía: le vio un cirujano que la opero en una clínica (sin previa consulta al oncólogo), luego la mando a un oncólogo de radioterapia (no a un oncólogo medico) que a su vez la vio en otra clínica diferente y a su vez le remitió al oncólogo medico que la trato con quimio en otra clínica: 3 centros, 3 historias... cuando tuvo que ingresar no sabia muy bien en donde.Un desastre.

EN RESUMEN. La libre elección debe de ser un derecho de los pacientes a implantar pero sin demagogias y sin romper características fundamentales del sistema. Se puede plantear de otras formas, en los diferentes niveles asistenciales, pero sobre todo antes de nada hay que acometer algo tan importante como buenos sistemas de información e historia clínica electrónica.

Yo diría por la HISTORIA CLÍNICA ÚNICA, en vez del área de salud única. Y por un sistema de gestión de segunda opinión ágil y conocido por todos los usuarios del sistema.

Y mientras eso se arregla plantearse seriamente las diferentes formulas para alcanzar la libre elección y sobre todo hacerlo con consenso de todos los partidos políticos y oídos los diferentes colectivos e instituciones implicados.

Hasta aquí la opinión de la experiencia. Ahora ya tengo las cosas más claras y empiezo a temerme lo peor…Les pido a ustedes, sobre todo a los vecinos de Madrid que estén atentos.


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...