19 de octubre de 2007

Faroleros


Uniformes, originally uploaded by Daquella manera.

Vivía en el portal de enfrente. Con su guardapolvo gris hacía sus dos turnos, el del atardecer y el de la mañana. Yo creo que las farolas de Madrid se alimentaron con gas hasta los años 60, seguro que mi amigo Enrique lo puede investigar. Había que encenderlas y apagarlas. También es posible que fuesen ya eléctricas en aquellos años. El caso es que el farolero seguía siendo una estampa diaria y tradicional hasta los años 60. Como los serenos, aunque estos puede que durasen mas tiempo. Algún día escribiré sobre serenos. Hoy no estoy sereno. Vaya chiste malo.

Decía que el vecino de enfrente era farolero. Recuerdo muy poco de él. Seguramente sus horarios no le hacían muy habitual en la calle. Recuerdo mucho mejor a su hijo José Luis. Era, posiblemente seguirá siendo, guitarrista. Brillante. Escuchar sus ensayos con su guitarra clásica española era como vivir en la gloria. Algunos días entraba en su casa y me sentaba muy quietecito cerca de él. De aquella época me queda la afición a la guitarra. A Granados, Falla, Albeniz. Afición como oyente. Y la frustración por no saber tocar. Mi tía María se empeñaba en pagarme clases de guitarra. Tengo buen oído. Pero la falta de habilidad de mis dedos es legendaria. Ni se dibujar ni tocar instrumentos, ni siquiera se montar muebles de Ikea. Alguna cosa buena tendré pero nadie me ha informado de cual pueda ser. Si acaso algo en la cocina, como cocinillas.

Recuerdo una canción de Pepe Blanco sobre los faroleros. No, no. No es el Pepe Blanco del PSOE. Era un cantante muy popular en la España de los 40 y los 50. La canción mas conocida del coplero Blanco se llamaba Cocidito Madrileño. También creo recordar alguna estampa de farolero usada para las tarjetas del aguinaldo. Esto del aguinaldo es, era, una costumbre muy madrileña por la que los funcionarios municipales completaban sus humildes sueldos para la Navidad. Pedían aguinaldo los barrenderos, los de la manga riega que aquí no llega y hasta los guardias de la circulación.

No se por que me ha dado por hablar de faroleros. Los faroleros desaparecieron con la electrificación y la automatización. Ah ¡ya me acuerdo, alguien ha dicho que en España se vivía una extraordinaria placidez en aquellos años. Que farolero ¡

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...