28 de junio de 2006

Como vender o liquidar una biblioteca particular recibida en herencia


Books, originally uploaded by Wysz.

Si se encuentra usted en la desagradable situación de tener que decidir que hacer con una biblioteca recién heredada me permitiría darle algunos pocos consejos.

VALORAR LOS LIBROS

El primer consejo sería el de evitarse tener que hacer una valoración o tasación. En la mayoría de los casos por ser totalmente innecesario. Son muy pocas las bibliotecas particulares que reúnan muchos ejemplares de valor. Solo si ese fuese el caso y la herencia muy repartida puede ser indicado consultar con un profesional a efectos de organizar lotes a repartir u obtener los mejores precios posibles en el mercado. Eso si, sabiendo que la mayoría de los tasadores, hablo de España, suelen ser comerciantes al mismo tiempo y eso distorsiona algo su visión. Un código de buenas prácticas es el de los tasadores que renuncian por adelantado a presentar ofertas por los libros en estudio. Eso tiene la contrapartida de pagar honorarios altos a tales profesionales. Si lo que se pretende es solo obtener unos valores de referencia para repartir los libros entre los distintos herederos haga usted una selección previa de aquellos ejemplares aparentemente valiosos. Seleccione por ejemplo todos los ejemplares anteriores a 1900 y aquellas primeras ediciones de autores apreciados, por ejemplo de la generación del 27. Entre en la página iberlibros.com y explore usted mediante su buscador el valor de venta de los libros seleccionados (entre paréntesis, iberlibro es un enorme banco de datos donde se agrupa la oferta de la gran mayoría de los profesionales del sector, es una herramienta que ha venido a revolucionar este mercado). Se llevará dos sorpresas: la primera darse cuenta que la mayoría de los libros apenas valen lo que un libro nuevo en la actualidad.

VENDER LOS LIBROS

La segunda sorpresa y en el caso de encontrar que alguno de los libros se venden en iberlibro, pongamos por caso, a precios superiores a 100 euros será que usted nunca encontrará compradores entre los libreros anticuarios profesionales por un valor superior a la mitad de ese precio de referencia. Las razones son varias: cada libro tiene un valor según estado y circunstancias. No necesariamente una bonita encuadernación en piel es mejor que un ejemplar original intonso- dijese del libro sin guillotinar. El estado del libro, si tiene óxidos, parásitos, etc. tiene una importancia decisiva. Y por supuesto están los márgenes del librero, necesariamente muy altos por razón del largo ciclo de rotación del negocio. Es posible que un solo libro o unos pocos de la colección valgan mucho más que el resto. Una joya bibliográfica puede muy bien tener un valor en iberlibro cercano a los quinientos o mil euros, en este caso estamos hablando de un buen hallazgo. Aquí mi recomendación es que usted dedique una mañana o varias a visitar librerías de prestigio y preguntar por las posibles ofertas que le hagan. Como ya tiene su composición de lugar ya puede decidir que hacer: si repartir o vender. Siempre cabe la posibilidad de hacer alguna donación a alguna institución. Es normal que en una biblioteca abunden los libros especializados en alguna disciplina académica o profesional. Posiblemente el valor de esos libros sea escaso pero puede que en alguna biblioteca pública esos libros completen una colección. Ya le anticipo que donar en España es bastante difícil. Al no existir la cultura de la donación no existen los mecanismos administrativos que faciliten el encuentro entre donadores y las instituciones. Ármese de paciencia y sea usted un buen ciudadano.
Después de tales selecciones y repartos le quedará la tarea de sacar los libros de la casa. Serán muchos los libros a liquidar y poco lo que se obtenga de ellos. Una de las cosas mas desquiciantes es darse cuenta del poco valor que tienen los libros usados, a veces valen más al peso como papel. Entre los libreros de viejo hay distintas categorías y sería bueno que usted pudiese conocer a alguno. Aparte de profesionales, que la mayoría lo son, son gentes con sus manías y sus delicadezas. No hay uno que sea igual que otro. Los hay que son verdaderos enamorados del libro, casi enfermos y que entregan su vida a la causa. Pueden pagarle más que aquellos otros que están en la fase de liquidar el negocio por jubilación y que están hartos del mundo librero. Pero cualquiera de ellos sabe de libros infinitamente más que usted y que yo. Solo por eso merecen un respeto. No discuta con ellos, acepte su oferta o no la acepte pero no regatee y sobre todo no utilice usted el truco de decir que el librero de al lado les paga mas pues entonces ya puede usted llevar una primera edición de La Celestina que le señalaran la puerta.
Y si todo esto le aburre entonces me puede llamar. Por un 10 por ciento de comisión por las ventas me puedo hacer cargo del asunto. Y hasta puedo cobrar en género si la cosa lo exige.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...