10 de marzo de 2008

El día siguiente



Las calles, las calles, las calles de España. No se preocupen que no voy a galopar sobre un caballo cuatralbo. Hablo de cosas que uno, paseante en cortes, ve, escucha por las calles de Madrid, chulapa mía.

El señor del ABC, vecino mío de mesa en el VIPS, me felicita. Por los ocho puntos del Madrid al Barsa le pregunto. No, hombre, no, por el triunfo de Zapatero. Es marino mercante jubilado. Ha recorrido el mundo entero y es un señor educado y simpático. Otro compañero de café, lector de La Razón, tiene un semblante hoy algo desencajado.

En el quiosko de Mariano pequeña reunión masónica. Anda que si llegan a ganar me tiran el puesto. Pero ¿es que están todos de los nervios? le pregunto. No, todos no. El de los perritos ha cambiado la correa de la banderita por una de luto. Y el de la farmacia hoy no ha venido.

Veo a los ecuatorianos con la sonrisa de oreja a oreja. Por cierto tengo que preguntar por Mayor Oreja. Una me confiesa casi al oído: ¿sabe que hoy es un gran día? Supongo que por haberse evitado la guerra andina. Que va, hombre, la cosa esta de las elecciones. Bueno, no hubieran pasado grandes cosas. Eso se cree usted. Hay mucha gente que nos mira con malos ojos.

Los barrenderos pasan las espátulas sobre los carteles de la Falange del escaparate de la inmobiliaria de Quevedo que se cerró en estos meses. Mañana empezarán a retirar las banderolas de las farolas.

Veo que la limpieza de las paredes del Homeopático sigue en marcha. Hoy toca el blanqueo. Sepulcros blanqueados.

Me pregunto: contra quien han votado los madrileños? Leo la reflexión de Almudena Grandes de hoy en El País. Me reconforta saber que todavía quedan personas capaces de ver mas allá de las urnas.

Una catástrofe ecológica ha menguado la biodiversidad política. Dicen que para bien. Yo no lo tengo tan claro. Algo mas contento que ayer si que estoy. Pienso que a partir de mañana las manifestaciones en las calles serán de obreros, de desempleados. Y que Pizarro no las presidirá. Eso espero.

Mientras tanto veo como en Génova siguen abriendo zanjas. Los indicativos de las vallas certifican que son canalizaciones. Algunos periódicos y muchos comentaristas de la derecha le están haciendo la cama al padre de la niña de Rajoy. No se sabe a quien quieren poner, si a Cañete o a Pujalte. Los de las tertulias de la COPE hablan de Esperanza. Los expulsados del ABC de Gallardón. La niña se va a quedar huerfanita. No ha nacido y ya no tiene padre. Como Alfonso XIII. Estos patronos de la derecha española son la leche. Se cargaron a Dato, a Canalejas y a Maura. A Franco, no, por que no pudieron. Y ahora que tienen un hombre que ha conseguido para ellos las mejores cifras de su historia le quieren dar la patada Charló. Ayer pedían la dimisión de Zapatero. Les cuesta perder. Y son insaciables.
Me acordé mucho de Isaias y de su hija Sandra. Espero que las voces que les señalan como la causa de la derrota del PP sean acalladas. Por piedad, por justicia y por vergüenza, aunque solo sea torera.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...