18 de agosto de 2007

Luanco, Asturias. Verano del 2007


No tenía previsto escribir este verano pero aprovechando que por fin he encontrado una tienda de movistar que me ha facilitado las cosas para entender que cosa es esta de los modems 3G, me siento liberado de la cutrez de los cibercafes de pueblo para poder manejarme con mi viejo portátil y con cierta soltura la cantidad de programas y de aplicaciones que desgraciadamente siguen siendo necesarios para colocar con solvencia entradas en el blog. Lo de la ubicuidad de la red sigue siendo un mito, aunque muchas aplicaciones de google prometen. De cualquier forma todo pasa por obtener conexiones rápidas y baratas. Y en este aspecto la telefonía móvil puede que sea la solución, siempre que se abarate. La solución 3G de movistar que no te compromete a ningún tipo de contrato ni consumo es interesante aunque el rato que estás en conexión te quedas sin teléfono, algo que no consigo entender muy bien por que Telefónica no lo tiene resuelto ya, aunque solo sea con una copia de ka tarjeta.

Pero, evidentemente, no es de eso de lo que quería hablar. Quería hablar de Luanco. He pasado algunos veranos por el concejo de Gozón y noto que Luanco se está erigiendo en un modelo de turismo razonablemente sensato. Es verdad que ver los adosados en la visual de la Iglesia produce escalofríos estéticos pero pasear por el bonito casco antiguo del pueblo liberado de coches y comprobar como se han ido creando muchos y buenos negocios de hostelería, como se han abierto instalaciones comerciales y estación de autobuses nuevas y como al tiempo se han ido manteniendo las señas de identidad urbanas del viejo pueblo pesquero se agradece mucho. Entre los pueblos marineros de Asturias creo que Luanco, junto a Cudillero y Puerto de Vega- aunque en este último caso tengo algunas dudas, han sabido sostener la cara. Llanes es un caso perdido. Y Candás y Navia han pagado un precio altísimo por su inmediato pasado industrial.

Bajar al muelle y probar unos calamares de potera en su tinta o unas parrochitas sigue siendo una delicia igual que en otros tiempos. Comer en El Aldeano a precios del siglo XX es otro de los placeres de la villa. Pasear por los nuevos tramos del paseo marítimo y llegarse a calles como la de la Soledad para tener un puesto de observación fantástico de la villa es otra de las nuevas oportunidades.

Luanco tuvo su edad de oro en el XVI y XVII gracias a los negocios de la madera para la Armada Española. La industria ballenera del XVIII y el XIX fue otra época gloriosa. Curiosamente el turismo, los veraneantes, forman parte del paisaje urbano de Luanco desde hace mas de cien años. En este caso, junto con Salinas, Luanco tiene el know how preciso para entender como hacerse atractivo a los visitantes sin caer en los errores habituales del sector.

Desde Luanco…..un abrazo para todos

POSDATA
Mi gozo en un pozo: en pocos dias me ha dejado de ser util el modem de Movistar del que hablo. No se que problemas con el antivirus Norton hace que para usarlo deba estar constantemente desinstalando el software del invento. No es plan. Volvemos al cibercafe o al gorroneo de señales wifi. Que se le va a hacer....
Posted by Picasa
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...