21 de enero de 2009

Premio a la UMD de la Fundación Abogados de Atocha



Durante muchos años la oposición al franquismo fue un ejercicio duro de sobrellevar. A posteriori parece que los opositores al franquismo fueron muchísimos. Desde un punto de vista "sociológico" puede que fuera verdad pero las personas comprometidas de una forma militante y activa no pasaron de unos pocos miles. Por eso posiblemente tiene mas mérito acordarse de aquellos que hicieron la apuesta mas dura. Los que se opusieron desde dentro de las tripas del sistema. Desde los cuarteles por no ir mas lejos.

Unas decenas, posiblemente no llegaran a 100, de oficiales del Ejército de Franco arriesgaron y comprometieron sus carreras y su libertad para construir la democracia en España. Formaron una organización llamada UMD- Unión Militar Democrática - durante los últimos años de franquismo que se dedicó a hacer crecer en el seno de las fuerzas armadas la idea de la creación de un nuevo ejército al servicio del pueblo, las bases de la construcción de una alianza entre los soldados y la sociedad civil a favor de las libertades. Pagaron un alto precio. El franquismo les llamó traidores. Los tribunales militares se cebaron con ellos. Perdieron sus grados y estrellas de manera ignominiosa. Tuvieron que buscarse la vida con muchas dificultades. Sus familias padecieron el oprobio de unos estamentos militares que procuraron humillarles. Fueron castigados con prisión.

De sus sufrimientos apenas la sociedad española ha tenido noticia. Nunca se les ofreció la vuelta al ejercicio de su profesión militar. La aministía no llegó a compensarles como a tantos otros.

Si existe una desmemoria histórica digna de recibir tal nombre no puede ser otra que la de no haber sido capaces de dedicárles el homenaje de toda nuestra sociedad. Se nos ha ido la boca en debates estériles, en juegos de prestidigitación parlamentaria en torno a la famosa memoria. Y tenemos sin embargo a un pequeño grupo de personas, que por cierto nada han pedido, sin el reconocimiento oficial y ciudadano que hubieran merecido.

Tenemos, sin embargo, una buena ocasión para que a título privado les manifestemos nuestro agradecimiento. Acaban de recibir el premio por la lucha por la libertad concedida por la Fundación Abogados de Atocha- otros grandes olvidados por cierto.

El sábado 24 de Enero recibirán el premio en el salón de actos de la sede de Comisiones Obreras en Madrid, en la calle Lope de Vega 40. Enfrente del Museo del Prado. A las 11,30 de la mañana.

Yo desde luego pienso acudir. A saludar a Luis. A Javier. A las mujeres y los hijos que les han acompañado. A todos aquellos que pusieron sus principios democráticos por encima de otros muchos valores. A los que demostraron su patriotismo, su amor a la patria, mas allá de las palabras. Y me acordaré de aquellos otros de ellos que no han tenido la suerte de llegar hasta aquí, que se quedaron en el camino.

6 comentarios:

Unknown dijo...

Hola Angel, que alegria me das con este homenaje.

Juan Barcelo, Juan Carballedo y yo les conocimos cuando estaban exiliados en Argel (capital)
nos ofrecieron su casa, nos alimentaros y hablamos como no podia ser de otra manera de politica. Fue muy emocionante, entrañable y duro, escucharles fue para mi ( en aquella epoca inusual ) gente admirable (!)

Siento muchisimo no poder ir, dan un homenaje a Carballedo en Valencia, me estoy desgastando mucho emocionalemente con su biografia... no me encuientro con fuerzas entiendes no ?

Un fuerte abrazo para ti y para todos ellos, sus familias...se lo jugaron todo ...

Ángel de Olavide dijo...

Buena memoria Sonia. Posiblemente el militar al que conocisteis fuese el aviador Dominguez.

Ya tendremos ocasión de celebrar este premio.
Un beso y ánimo. Tienes que tirar p´alante.

Angel

Agremon dijo...

No los conozco, pero las pocas noticias que me llegaban me hacían sentir una mezcla de admiración y respeto.
Si vas a estar allí, puedes comunicarles este sentimiento anónimo?

Ángel de Olavide dijo...

Pues claro que sí. Además se da la circunstancia de que varios de ellos son gallegos como Fortes por ejemplo. Su hija, Susana, por cierto que escribió un estupenda crónica de la noche en la que detuvieron a su padre y a otros líderes de la UMD.
La puedes encontrar aquí:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Capitanes/sombrero/elpepiopi/20060601elpepiopi_11/Tes/

Podrás observar si lo lees la importancia para esa generación, para la mía por supuesto, de la revolución de los claveles.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Un merecido homenaje a unos hombres de los que se ha hablado poco y que también trataron de cambiar el mundo en que vivían, precisamente en el ejército heredero de la Victoria, precisamente porque creían en un ejercito democrático. Ojalá desde el propio gobierno se hicera un reconocimiento público y oficial de su trayectoria, aunque soy bastante pesimista. Un fuerte abrazo para ellos también.

Ángel de Olavide dijo...

Eso esperamos todos, Miguel Angel . Que algún dia algún gobierno tenga un gesto con ellos. Parece que hasta el momento han primado los intereses de unos pocos empeñados en no pisar los callos del viejo régimen. Es una pena pero a si es. Todavía seguimos teniendo tabúes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...